Visiones sobre la reencarnación (parte 2)

En el año 533, la reencarnación fue declarada herejía por el Concilio de Constantinopla. La razón para repudiar la reencarnación fue por las enseñanzas escatológicas de la muerte y el juicio que se establecieron como doctrina cristiana ortodoxa. En la sencillez de esta doctrina el hombre tiene sólo una vida para merecer su recompensa eterna o la condenación. Esta doctrina también fortaleció la Iglesia; sin embargo, muchos cristianos siguen creyendo en la reencarnación, porque creen que fue enseñada por Cristo.

Hoy en día- según los especialistas- resulta importante creer en la reencarnación porque se ha encontrado que el cristianismo adoptó la reencarnación durante 300 años, hasta que la influencia romana la eliminó después de que el emperador Constantino reconoció a la Iglesia.

Cuando los primeros cristianos le preguntaron a Cristo si él era Elías era debido a la creencia arraigada de la reencarnación. Así como la tierra tiene un renacimiento constante, también lo hace el espíritu.; es así por lo que en algún momento Cristo dijo:

” A menos que el hombre vuelva a nacer, no puede entrar en el Reino de los Cielos”.

La mayoría de los ocultistas y brujos ciertamente estarían de acuerdo con esta premisa, pues se considera a la reencarnación como el renacimiento. Así como la tierra se renueva también lo hace el espíritu o alma que no conoce la muerte, por lo que para muchos la reencarnación es enseñada por la naturaleza misma; algunos dirían que por la Diosa Madre.

La reencarnación es una experiencia de aprendizaje. Cada reencarnación no sólo purifica más el alma, sino que a través de esta purificación se tiene la oportunidad de aprender más en la vida si el alma está dispuesta. Aquí se presenta una división de pensamiento acerca de la reencarnación, pues algunas religiones orientales como el budismo y el hinduismo enseñan cada reencarnación puede ser diferente; es decir, el hombre puede volver como una forma de vida inferior o superior.

Ciertas sectas del gnosticismo también comparten esta creencia, la razón es que el alma tiene que experimentar todos los aspectos de la vida. El pensamiento occidental de la reencarnación es que el hombre reencarna sólo a mayores niveles espirituales de la vida, pero nunca regresa como una forma de vida inferior. En la filosofía occidental se piensa también que si el hombre no llega a un nivel espiritual más elevado, debe repetir el ciclo hasta que lo haga.

La mayoría de los ocultistas y brujos creen que la reencarnación es un ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento. En cuanto al proceso cíclico exacto hay puntos de vista divergentes, algunos tienen una visión similar a los budistas en la que se desintegra la personalidad individual en la muerte con sus características y se forman con otros rasgos que se juntan en las reencarnaciones nueva; otros creen que las reencarnaciones sólo se producen dentro de una tribu, raza o familia, esto es Odinismo. Otro punto de vista es que hay un periodo de descanso entre las reencarnaciones donde el alma descansa en un estado de felicidad en el plano astral antes de que pase a la siguiente reencarnación.


Te Puede Interesar

Leave a Comment