Visión de la alquimia (Parte 2)

Como vimos en la primera parte, se sucedieron muchos cambios que llevaron a una nueva visión de la alquimia en la sociedad; cuando estas cosas fueron sucediendo en las comunidades de los alquimistas, la Iglesia adoptó una postura condenatoria de la alquimia. Como se mencionó anteriormente la Iglesia estaba contra la naturaleza, y también era anti-sexual. Estos no fueron los únicos problemas que la Iglesia tuvo con la alquimia, pues casi desde su concepción la Iglesia era anti-gnóstica, y la alquimia al ser influenciada por el gnosticismo, la Iglesia estaba obligada a estar en su contra.

A partir de la filosofía gnóstica de “conócete a ti mismo”, comenzó el cambio en la alquimia, pues a pesar de que conservo la parte mística, incluyo la auto-mejora, que atrajo a más adeptos.

Esta enseñanza de superación incluye a todos, tanto mujeres como hombres. El trabajo del psiquiatra Carl G. Jung demostró los beneficios de combinar la alquimia con el psicoanálisis. Un principio fundamental de ambas disciplinas es la unificación de los opuestos; los opuestos se unen en la alquimia para crear metales puros, en el psicoanálisis los opuestos se unen para producir una personalidad más funcional.

A pesar de que Jung mantuvo una gran parte de la doctrina cristiana en su psicología, esto no tiene por qué ser un absoluto. Los que no creen en el cristianismo pueden emplear técnicas alquímicas para así llegar a un ser superior; por ejemplo, mientras que para Jung la muerte, la descomposición de los metales viejos y la resurrección de los más puros simbolizan la resurrección de Cristo, para un no-cristiano puede simbolizar la resurrección de Horus o Adonis, pues el concepto más importante es que estas resurrecciones simbolizan el nacimiento de una nueva persona.

Para llevar a cabo tal resurrección se debe creer y trabajar para lograrlo, algunos dicen que además de dominar la alquimia, es necesario también conocer la astrología, el tarot y otras disciplinas para fomentar la auto-mejora. En parte esto es cierto, ya que el que más conocimientos tiene sobre sí mismo y su relación con su entorno, le será más fácil perfeccionarse. Por ejemplo, la astrología demuestra la relación de uno con los planetas y Tarot demostrará la relación de uno con la vida, al igual que en la alquimia, se está tratando con tanto el macrocosmos y el microcosmos, así, el hombre y su mundo deben estar en armonía para que funcione correctamente.

Tal equilibrio no ocurre por sí solo. Requiere deseo, querer que suceda, creencia, creer que va a suceder, y las formas de trabajo, imágenes y perfeccionamiento que hacen que suceda. Refiriéndose al comentario típico de Jung sobre el psicoanálisis, una imaginación activa es necesaria, y esto también requiere fe.

La alquimia moderna se basa en el simple principio de que todo el mundo se apoya desde la infancia en los padres y maestros, y la premisa de: Nunca digas no puedo. Cuando uno dice, no puedo, de inmediato deja de intentarlo.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment