Velas para meditar

El hombre siempre ha estado fascinado con el fuego, y mirar fijamente una vela puede ayudarnos a concentrar la atención en una meditación y crear un ambiente que conduce a una reflexión más profunda.

Una vela puede ser utilizada sola -como herramienta de meditación- o en combinación con otras, como incienso o un CD con música para meditación. Todo se reduce a las preferencias personales y lo que funciona mejor para cada uno.

Colores de las velas

Algunos practicantes de meditación disfrutan con un determinado color de la vela, ya que se cree que los diferentes colores evocan diferentes reacciones. Por ejemplo, el rojo es un color muy potente y está asociado con la pasión y la energía.

Se dice que el amarillo da claridad y le abre la puerta a la conciencia psíquica.

El color verde está conectado con la curación. También se usa para el crecimiento y  la renovación física y mental.

El azul representa la paz y la tranquilidad, se recomienda especialmente para disminuir el estrés.

El índigo se asocia con la espiritualidad, este color significa misterio y se puede utilizar para expandir la mente.

El blanco es para la integridad, la paz interior y la pureza, a la vez que proporciona protección.

El uso de una vela color oro es para la aspiración y para la expresión de la naturaleza espiritual.

Meditar centrado en la llama

Al meditar con una vela, coloca la vela al nivel de los ojos, esto te ayudará a mantener la espalda recta durante la meditación. Fija tus ojos en la llama, y comienza a tomar respiraciones lentas y profundas.

Debes centrarte en la llama. Cada vez que la mente se distraiga, coloca tu atención de nuevo a la llama.

Concéntrate durante unos 5 a 10 minutos en la llama, y luego la apagas.

Meditar centrado en el color

Comienza esta meditación del mismo modo que el ejercicio anterior, pero ahora debes centrar tu atención en el color de la vela. No te limites a ver el color con sus ojos, también ve el color en tu mente e imagina como ese color recorre todo el cuerpo.

Visualiza el color lo más claramente posible y céntrate en las cualidades que esperas alcanzar.

Mantente centrado en el color a través de la meditación. Cuando hayas terminado, toma una respiración profunda.


Te Puede Interesar

Leave a Comment