Stonehenge y el Calendario Sequani (parte 1)

Aunque Stonehenge está rodeado de misterio, hay un uso práctico del antiguo monumento: es un observatorio astronómico que mide los movimientos del sol, la luna, y, tal vez, las estrellas. Los descubrimientos de la astronomía puede que no nos lleven a las exactitudes de la vida neolítica y a la construcción del monumento y de sus orígenes, pero lo que está claro es que Stonehenge sigue siendo un calendario viable y útil de una precisión extrema.

Por otra parte, se encuentra el misterio de una antigua tablilla de un calendario de bronce descubierto cerca de Coligny, Francia en 1897; se cree que el calendario es de la tribu de los celtas llamada Sequani, éste arroja una luz sorprendente sobre el uso de los círculos de piedra y, en particular, de Stonehenge.

La astronomía de los antiguos es fácil de entender y se aplica al cielo de la noche de hoy mediante la comprensión de los principios básicos sobre los que el texto del calendario de bronce, llamado el Calendario Sequani y Stonehenge se basa. Teniendo en cuenta la diversidad de los círculos de piedra de la antigüedad y la diversidad de los sistemas de creencias de los celtas, especialmente en los mitos de cada tribu, conocer algunos conceptos básicos de la creencia druídica es un principio simple y claro para la comprensión de los sistemas naturales.

En 1988, se publicó un artículo en la Sociedad se Epigráfos que resume las similitudes de Stonehenge y el calendario Sequani. Según el artículo, tanto Stonehenge y el calenario lunar-solar Sequani se basan en un ciclo de 19 años (ciclo Metonic de la luna), y ambos tienen meses que básicamente se alternan entre 30 y 29 noches. Se puede ampliar a 235 meses que se dividen en dos mitades claras y oscuras que comienzan en el primer cuarto de luna. Los meses, tienen la luna llena marcado en la octava noche de la media luz de cada ciclo lunar, y la luna nueva como la octava noche de cada ciclo de oscuridad.

Cada marca indica las “vacaciones de año solares” en los solsticios y los equinoccios. Estas vacaciones solares se pueden adaptar fácilmente al calendario romano que usamos hoy en día.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment