Simbología del pozo

Los pozos son símbolos de portales al inframundo, así como a los reinos de los espíritus y las hadas.

El agua de un pozo suele ser profunda, por lo que se cree que tienen una conexión directa con el mundo terrenal. Se cree que un pozo es sagrado y mágico por su asociación con los espíritus y las deidades. A menudo, las ofrendas eran lanzadas en los pozos para apaciguar a las entidades que habitan por debajo de los mismos.

El pozo también es visto como un principio femenino, el vientre de la Gran Diosa. Por lo tanto, el agua se identifica con los fluidos del cuerpo de la hembra. En la antigüedad se pensaba que las mujeres eran seres mágicos, ya que sangraban cada mes sin enfermar o morir; y los lubricantes vaginales y la sangre asociados con la fertilidad estaban relacionados con la vida y también eran considerados mágicos. En correspondencia se creía que el agua de un pozo poseía la capacidad de la renovación y el poder curativo.

En muchas regiones de Europa, la muy antigua tradición de “vestir al pozo” era popular en el siglo 19. Esa tradición consistía en la decoración de los pozos con flores, guirnaldas, estatuas y otros artículos. Esta costumbre pagana se realizaba sobre todo en verano y representaba a la abundancia de la vida nacida de la naturaleza.

La costumbre de vestir los pozos fue finalmente asimilada por la Iglesia Católica, y llegó a estar asociada con las fiestas cristianas centradas en los temas de la resurrección y la ascensión.

Imagen: artelista

 

Te Puede Interesar

Leave a Comment