Sanación con cuencos tibetanos

Sanación con cuencos tibetanos

La sanación a través del sonido es una modalidad eficaz de utilizar el sonido vibracional para ayudar a reducir el estrés, alterar la conciencia y crear un profundo sentimiento de paz, bienestar y una mejor salud.

Se ha demostrado que el sonido es una parte vital del proceso de curación de pacientes con enfermedades que disminuyen sus defensas y causan diversos efectos secundarios, especialmente para la gestión del alivio del dolor.

Durante el estado de vigilia, la frecuencia normal de las ondas cerebrales es Beta. Las herramientas de sonido hacen que el cerebro se “mueva” en las frecuencias de ondas cerebrales más profundas como Alfa y Theta.

Estas son las frecuencias que inducen estados meditativos profundos y pacíficos, la claridad de la mente y la intuición. La medicina moderna puede ahora medir y así confirmar la práctica del sonido como un medio para promover la curación. Por lo tanto, el sonido es un tipo de medicina de la energía que crea un espacio sagrado en el que las personas pueden recuperarse de los trastornos del estrés, el dolor, y la depresión, entre otras.

Cuencos tibetanos para sanar

Los cuencos tibetanos están son utilizados para generar patrones rítmicos específicos que crean sonidos vibracionales armónicos ubicados en la frecuencia de “AUM” o “OM”. Esta frecuencia de sonido causa un impacto en el sistema nervioso simpático y hace que las ondas cerebrales se sincronicen con las vibraciones de los cuencos.

Las vibraciones armónicas involucran el reflejo de la relajación y hacen más lenta la respiración, relajando el cerebro y el ritmo cardíaco, e interfieren con el reflejo del dolor creando una profunda sensación de bienestar.

Beneficios de los cuencos tibetanos

Entre los muchos beneficios que genera la sanación con los cuencos tibetanos encontramos: alivio del dolor, mejora condiciones relacionadas con el estrés y aumenta la capacidad de alterar la conciencia. Es una parte integral de la curación de los efectos de la quimioterapia, reduce el dolor y el malestar de la fibromialgia, mejora el síndrome de fatiga crónica y la depresión.

Al terminar cada sesión de sanación, las personas experimentan una mejora de la memoria, claridad, vitalidad y capacidad de tomar acción. Muchos informan de experiencias fuera del cuerpo, una profunda sensación de tranquilidad, y mejora del sueño.

Se recomienda como mínimo 4 sesiones consecutivas semanales, seguidas de 2 sesiones con 2 semanas de separación. En el primer par de sesiones se produce la descarga energética y física de la liberación de bloques, los factores de estrés y las toxinas. Las sesiones siguientes están dedicadas al fortalecimiento y el anclaje con el sonido de los cuencos que crean un fuerte alineamiento centrado en las necesidades de cada persona.

También se puede asistir a una sola sesión, sobre todo si se trata de tener claridad sobre un tema, revitalizar o simplemente querer conectarse con el universo.

Sanación con cuencos tibetanos

Si te ha parecido interesante ayúdanos compartiendo el post o dándole a Me Gusta.

Imagen: ladyfi


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *