Reseña sobre el Vudú (parte 2)

Al pasar del tiempo se generó una especie de sincretismo evolucionado: un esclavo en público podría fingir que estaba pidiendo la intercesión de algún santo católico mientras que en secreto estaba orando a algunos de sus dioses; en la mayoría de los casos los fetiches se hicieron innecesarios, e incluso los amos fueron tolerantes con los esclavos, a quienes dejaban mantener una serpiente dócil (símbolo de uno de sus dioses) y a la vez encender velas para los santos cristianos. Así, se creo una mezcla del culto tradicional católico a los santos y a los dioses de África; esto no era considerado por los esclavos como una profanación al cristianismo o al vudú, sino como un enriquecimiento de su fe.

El panteón de dioses -llamados loas o Mystères- asociado con la religión del vudú es enorme y está siempre en aumento con las deidades locales y espíritus ancestrales. Los practicantes del vudú reconocen un Ser Supremo, llamado Gran Met, que hizo el mundo, pero que hace mucho tiempo ha terminado su trabajo, y se cree que han regresado a otros mundos o a la contemplación eterna. Su lejanía impide la adoración activa.

Los devotos son los que “sirven a los loas”, y en función de los ritos observados los loas pueden ser amables, caritativos, sabios, violentos, sexuales, vengativos, generosos, o mediadores.

Danbhala-Wedo, o la Gran Serpiente (también llamado Danballah o Damballah) , es el “padre” de los loas, que dio a luz a la creación. Antes de los días de la esclavitud, los africanos adoraban a una gran pitón, llamada Danh-gbwe, como una encarnación de los dioses. La serpiente era inofensiva para los seres humanos, y los devotos creían que cualquier niño afectado por la serpiente había sido elegido para ser un sacerdote o sacerdotisa. Después de ser transportados a las Américas, los negros encontraron un sustituto en una especie de boa. Danbhalah es el más antiguo de los antepasados y no habla, solo susurra. Langage es la lengua sagrada del vudú, que representa la lengua africana ya olvidada, se origina en silbidos de Danbhalah. Danbhalah rige las aguas de la tierra y también se asocia con Legba, el dios del sol y de la forma de comunicación espiritual.

Aida-Wedo, el arco iris, que despierta de las aguas de la tierra sirve como portadora del mensaje de los dioses a la tierra y es la esposa de Danbhalah. Ella, también es una serpiente: una serpiente enroscada que se alimenta de bananas y vive principalmente en el agua. Su espectro brillante adorna los templos vudú. Aida-Wedo es sólo una manifestación de la diosa Erzulie, la deidad de la belleza, el amor, la riqueza y la prosperidad, que se conoce normalmente como Maitresse Erzulie, la esposa lunar de Legba, el sol. Como la luna, Erzulie es pura, virginal. El contacto con su marido caliente le quemó la piel, por lo que Erzulie se representa generalmente como una hermosa morena de Etiopía. Erzulie se piensa en una variedad de formas, que no siempre abarcan las mejores virtudes del amor y la buena voluntad. Se cree que ella puede tener los vicios de los celos, la discordia y la venganza. Ella puede ser vana, le gusta bastante la joyería y el perfume, y se enoja fácilmente.

El vudú -al igual que otras religiones- tiene un mito de la creación, y de acuerdo al mismo, Danbhalah (la serpiente) y Aida- Wedo (el arco iris) enseñaron a los hombres y mujeres la forma de procrear, y la forma de hacer sacrificios de sangre mediante los cuales podrían convertirse en espíritus y obtener la sabiduría de la serpiente.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment