Pedro de Apono

Pedro de Apono (Pietro d’Abano), nacido en 1250, fue un filósofo, matemático, astrólogo y médico que trabajó en París con gran éxito y acumuló una riqueza considerable. Sin embargo, su riqueza y sus logros fueron anulados por la acusación de brujería que se le imputó.

Los alegatos indicaban que había recibido instrucción en siete artes liberales de siete espíritus que guardaba en recipientes de cristal. Además, se decía que poseía una facultad curiosa pero útil, de hacer que el dinero que gastaba regresara a su propio bolsillo.

Su caída fue provocada por un acto de venganza, así, fue llamado a rendir cuentas por la Inquisición. Su vecino poseía una excelente fuente de agua en su jardín, de la cual él permitió que Pedro de Apono usara a voluntad. Por alguna razón desconocida, el permiso fue retirado, y Pedro, con la ayuda del diablo, hizo que el agua saliera del jardín y se perdiera el flujo en una calle distante.

El médico murió antes de que terminara el juicio, lo que enfureció a los inquisidores y por lo que se ordenó que el cuerpo fuera desenterrado y quemado. Este ultraje a la memoria de Pedro fue evitada por algunos de sus amigos que tenían guardados en secreto los restos que extrajeron del sitio en donde lo habían enterrando. Los inquisidores como un acto de satisfacción de la condena, quemaron una efigie de Pedro de Apono.


Te Puede Interesar

One Thought to “Pedro de Apono”

  1. la vida pasa y Michael Nostradamus sigue sorprendiendo al gran Mundo entero
    con sus aciertos universales. Si os mola ver esto caesaremnostradamus.com/Nostradamus.html

Leave a Comment