Oración

La oración (en latín: pedir, rogar a) se cree que es un acto del alma o que se hace por cuenta propia, para diversos propósitos: confiar en Dios, arrepentimiento, alabanza, petición y propósito, ya sea individual o colectivamente.

Dependiendo del aspecto por el que se pide, el término “oración” se aplica de manera diferente en las diversas tradiciones; por ejemplo, dentro de las religiones orientales, la oración es más natural en el ámbito de la adoración (puja) y devoción (bhakti), en tanto que entre los hindúes se practica para el llamamiento a la mente de Dios.

La razón para incluir la invocación del Dios/Diosa en la oración puede ser cuestionada, pero la palabra invocación como tal se define por “llamar ritualmente o mágicamente un espíritu o deidad para el establecimiento de metas”.

Se puede decir que el objetivo íntimo de toda oración es que el poder divino llegue a materializarse, ya sea en salud, conseguir estados superiores, beneficios materiales, etc.; es decir, lo que se busca con la oración es traer la inspiración divina y ayudar a las vidas de las personas.

Sin embargo, a lo largo de la historia se ha cuestionado el uso de oraciones -sobre todo cristianas- en la magia y la adivinación; esto puede hacer difícil la distinción entre la oración y la magia, pues ambos se llevan a cabo para servir a los mismos fines.


Te Puede Interesar

Leave a Comment