Ofitas

Los ofitas fueron una secta gnóstica que se desarrolló durante el siglo II dC. y existió varios siglos después. El nombre o palabra, se derivó del griego Ophis, que significa “serpiente” y se refiere a la gran veneración que los ofitas tenía hacia la serpiente.

Los miembros realizaban ceremonias de iniciación que incluían símbolos de pureza, vida, espíritu y fuego. Todo el sistema de la secta parece ser una combinación de los misterios de la diosa egipcia Isis, los conceptos de la mitología oriental, y de la doctrina cristiana.

De acuerdo con algunos teólogos, la esencia de la doctrina ofítica era que el Dios del Antiguo Testamento era una deidad misántropa, de cuyo poder la humanidad tenía que ser liberado. Desde este punto de vista, la serpiente en el Jardín del Edén era un benefactor de la humanidad, cuando instó a Adán y Eva a rebelarse contra un Dios. Por lo tanto, otros enemigos de Dios en el Antiguo Testamento se convirtieron en héroes de la secta.

Como muestra de respeto por la serpiente, ésta tomaba parte en el servicio de comunión de la secta. Se dice que la serpiente era guardada en un cofre conocido como la “cista mystica”. Al inicio del servicio de la serpiente era convocada, luego, hacían que reptara entre las barras de pan que estaban sobre la mesa (después éstas eran ingeridas por los miembros).

Después, cada uno de los presentes besaba a la serpiente en la boca (que había sido domesticada por un hechizo), se inclinaban y la adoraban.


Te Puede Interesar

Leave a Comment