New age: la Era de Acuario

El término Nueva Era o New Age, fue utilizado frecuentemente durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI y se refiere concretamente a la Era de Acuario. Este concepto nace del conocimiento astrológico de que el Sol pasa una “Era” por cada uno de los signos del Zodíaco y para algunos astrólogos la Era de Acuario comenzó exactamente el 4 de febrero de 1962 y según muchos de ellos, predicen que el próximo cambio se dará alrededor del siglo XXVII.

 

La Era de Acuario

Los cambios generados por la Era de Acuario o New Age determinan marcados avances y retrocesos sociopolíticos de gran notoriedad. Es por eso que una muy variada cantidad de corrientes filosóficas y espirituales que consideran que la Era de Acuario ha empezado a notarse y llevaría asociado épocas de prosperidad, paz y abundancia.

Los teólogos y muchos expertos en los estudios de religiones lo han analizado y lo definen como una especie de “movimiento” y que no posee verdades absolutas, pues sería una contradicción, ya que una de sus normas es incorporar conceptos religiosos y filosóficos vigentes o alternativos, que se adapten a la convivencia pacífica de todos los seres humanos.
Esta concepción deriva evidentemente en el criterio de considerar a la Nueva Era como un sistema de creencias no unificado, una integración de creencias y prácticas muchas veces contradictorias entre sí.

 

Principios del New Age

Las ideas principales formuladas y mantenidas por sus seguidores están relacionadas fundamentalmente a la exploración espiritual, la medicina holística y el misticismo.
Es de hacer notar que muchas de las creencias que integran la Nueva Era pueden llegar a ser reinterpretaciones de algunos mitos y religiones anteriores o pueden darse ciertos grupos que basan sus interpretaciones en algunas religiones vigentes o puede darse también que sus adeptos se basen en sistemas de creencias fijos y establecidos como lo son las de las organizaciones fraternales.
Existen seguidores del concepto de Nueva Era que compatibilizan la creencia en Jesucristo con el karma como mecanismo de justicia y en el mismo proceso descartan la posibilidad del infierno cristiano.
Es frecuente encontrar individuos cuyas creencias podrían ser compartimentadas en la Nueva Era, mas la mayor parte de las veces aplicar esa etiqueta no es adecuado, ya que pueden ser asociados con credos o prácticas con las que están en desacuerdo.


Te Puede Interesar

Leave a Comment