Métodos de adivinación: Scraying

El scraying es un método de adivinación en el que se usan llamas, bolas de cristal, cuencos, cristales, agua, espejos y otras superficies reflectantes. Los principales talentos psíquicos utilizados son la clarividencia, la capacidad de obtener información por parte de la percepción visual y de ver fantasmas, la precognición y retrocognición. La precognición es la capacidad de ver el futuro, y la retrocognición, el pasado.

Historia:

Egipcios: el scrying se utilizó en sus iniciaciones, las herramientas incluían agua, aceite y espejos. Según la leyenda, la diosa Hathor llevaba un escudo que reflejaba todas las cosas en su verdadera luz; ella creó el espejo lo utilizó por primera vez para la adivinación. Los egipcios también utilizaban sangre, tinta y otros líquidos oscuros.

Persas: la Copa de Jamshid fue utilizada por brujos y practicantes de las artes esotéricas para observar las siete capas del universo. Se dijo que se llenaba del elixir de la inmortalidad.

Antiguos celtas y griegos: utilizaban como herramientas berilo, cristal, cristal negro, cuarzo pulido, el agua y la captura de otros cuerpos transparentes o claros.

Romanos: utilizaban objetos brillantes y cristales.

Nostradamus: fue acusado de haber utilizado un pequeño tazón de agua como una herramienta de adivinación en la que él miraba y recibía las imágenes de los acontecimientos futuros.

Alquimistas: John Dee y Edward Kelley utilizaban una bola de cristal pequeña o una pieza de obsidiana pulida. Actualmente estas bolas de cristal se exhiben en el Museo Británico de Londres.

Cómo adivinar mediante el scraying:

Las herramientas utilizadas para la adivinación son un asunto de elección personal, así debes usar aquello con lo que te sientas bien; lo mejor es adivinar en la noche, ya que este método de adivinación está estrechamente relacionado con la Luna.

Asegúrate de que no habrá disturbios. El uso de música instrumental ayuda. El ambiente debe estar oscuro y la única iluminación debe ser una vela colocada fuera de la vista del objeto. Relájate y ponte cómodo. La herramienta debe estar situada delante de ti.

Mira en la herramienta, más allá de la superficie y en el centro, contempla la herramienta, parpadeando como sea necesario. Limita las sesiones para un período de tiempo determinado, si no es posible mantener el enfoque durante la sesión, para; no te desanimes, para las personas que no están acostumbradas a la meditación, las sesiones iniciales no deben ser de más de quince minutos.

Muchas veces, al comienzo de las sesiones, aparecen nubes de color aparecen; más tarde, pueden aparecer símbolos, también es posible que haya imágenes claras. Debes estar al tanto de todas las sensaciones, pues como un pensamiento intuitivo aparece de repente o, tal vez por alguno de los sentidos.

Es útil comenzar un diario de adivinación, anota todas las percepciones después de la sesión; luego trata de interpretar las señales al día siguiente. Algunas visiones son claras, pero otras necesitan tiempo para llegar a lo consciente de lo inconsciente.


Te Puede Interesar

Leave a Comment