Método científico de resolución de problemas (primera parte)

Existe un método científico de resolución de problemas, que es un proceso intelectual que parte de la información de la situación, siguiendo con la formulación de las alternativas para luego poder determinar cuál es la más conveniente. Seguir este método es muy beneficioso por varias razones y la más importante es, poder liberarte del problema sabiendo que has hecho todo lo que estaba a tu alcance para solucionarlo.

El método científico de resolución de problemas es el camino que sigue un investigador para tomar una decisión acertada. Sin duda un profesional de la ciencia no dejará ningún punto sin analizar y debe tener la certeza de que ha tomado el camino mejor dentro de todas las posibilidades.

Definición primaria del problema

El primer paso en la resolución de problemas es la definición primaria del problema mismo. Tener un problema es sentir que está en peligro una de nuestras metas, por ejemplo, si tenemos un hijo enfermo, peligra la meta de cuidar de nuestro pequeño, que crezca sano, que sea feliz. Esto es igual en todos los ámbitos. Si no tenemos metas, no tendremos problemas.

Definir un problema mediante el método científico de resolución de problemas es analizar la situación y plantearla como una hipótesis o pre-definición del problema. Esto supone poder cambiarla con el tiempo, a medida que analicemos el problema, pues puede suceder que veamos un problema donde solamente haya un síntoma. Para analizar el problema entonces, debemos ser rigurosos, en concordancia con el método científico.

Comienza un diario para hacer un análisis intelectual del problema y llegar a una solución, que será la mejor solución que puedas haber tomado, en base al método que veremos.
Comienza escribiendo el problema luego de un análisis de la situación. Si el problema es complejo, debes llegar a la raíz, es decir, determinar cuál es el verdadero problema de la situación conflictiva en la que te encuentras.


Te Puede Interesar

Leave a Comment