Método científico de resolución de problemas (cuarta parte)

La formulación de alternativas es el cuarto paso que debemos dar al poner en práctica el método científico de resolución de problemas. Ello nos permitirá ver claramente cuáles son las decisiones que podemos tomar para revertir la situación y cuál es el mejor camino que podemos seguir. Saber cómo solucionar los problemas con este método te permitirá tener la certeza de que has hecho tu mejor esfuerzo y podrás sentirte orgulloso de los resultados.

En el método científico de resolución de problemas hemos analizado cómo hacer una primera visión del problema (plantear una hipótesis), hemos recogido la información, hemos planteado el problema de modo global y hemos formulado los criterios de valoración del problema según nuestras propias metas u objetivos de vida. Ahora sólo resta comenzar a formular las opciones y valorarlas, hasta dar con la mejor solución posible.

Formulación de alternativas

Este paso en la solución de problemas se lleva a cabo haciendo una tabla en la cual escribirás todas las soluciones posibles al problema. Debes tener en cuenta la mayor cantidad de opciones posibles y ser creativo, anota todo lo que se te ocurra para solucionar la situación en la que te encuentras. Puedes pedir opiniones a gente en la cual confías, pues en este paso, cuantas más opciones tengas, más efectivo será el método para llegar a la mejor solución.

Esta etapa del método científico de resolución de problemas es totalmente espontáneo y quizás el más importante de todas las etapas que hemos visto hasta el momento. Intenta encontrar soluciones que nunca se te hubieran ocurrido, no puedes estar atado a convencionalismos de ningún tipo ni temerle a los resultados.


Te Puede Interesar

Leave a Comment