Meditación Trascendental (parte 2)

Se dice que la meditación trascendental (MT) le permite al practicante llegar a pensamientos en sus puntos de origen, que promueven una inteligencia más creativa. Es aquí donde uno se encuentra el verdadero yo, porque el individuo se encuentra en un estado de alerta en descanso, en el que no hay ninguna actividad mental. Se llama un cuarto estado de conciencia, ya que se diferencia de los estados comunes de vigilia, sueño y sueño profundo, y de los estados de conciencia alterada.

En un estado de conciencia trascendental, no parecen existir límites entre el sujeto y el objeto, se convierten en uno. La primera experiencia es de vacío que se convierte en alegría silenciosa.

Otros han descrito este estado de conciencia trascendental como liberarse a sí mismo de todos los pensamientos que invaden la superficie de la mente.

Algunos dicen que el practicante es como un buzo que va a las profundidades del océano, pues sólo con la MT se llega a lo más profundo de la mente. En esta conciencia pura uno experimenta los aspectos fundamentales del verdadero yo. Es en este punto que otros dicen que han alcanzado la iluminación, el nirvana, el Uno, o el Infinito. Pero, en términos estrictos de la MT, esta es la fuente de energía ilimitada y la “inteligencia creativa”. Cuando aumenta la experiencia de la fuerza se pueden afectar todos los aspectos de la vida humana.

Se ha informado de -al igual que con otras formas de meditación- cambios fisiológicos que ocurren en los practicantes. Estos cambios incluyen la disminución de la respiración, el ritmo cardíaco, la presión arterial y la lactasa (una sustancia química en la sangre asociada con la actividad extenuante y el estrés). Con la disminución del estrés algunas personas han reducido su consumo de alcohol y la dependencia de drogas. Otras personas informan sobre todas las mejoras en la salud. Además, ha sido mostrado un aumento en las ondas cerebrales alfa más sincronizadas. Se dice que esto resulta en un aumento de la capacidad mental, con lo que hay una mejora en el trabajo y habilidades artísticas.

Se dice que con la práctica continua es posible acceder a los tres estados más elevados de la conciencia. El quinto estado o conciencia cósmica -según la definición de Maharishi- es una conciencia trascendental mantenida con los tres estados de la conciencia ordinaria en una conciencia permanente del Verdadero Yo. En este estado de la Realización del Ser, el ego y la identidad siguen funcionando, pero uno se define a sí mismo desde dentro y no desde el mundo exterior. Tal estado de conciencia sólo se alcanza cuando uno está permanente y totalmente libre de estrés.


Te Puede Interesar

Leave a Comment