Medicina Tibetana: diagnóstico

Sabemos que la medicina tibetana trata al individuo de una manera holística, tomando en cuenta sus aspectos biológicos, mentales y sociales en interacción con la naturaleza; y lo más importante, tiene su base principal en la empatía del especialista con el paciente. Con esta medicina se pueden tratar numerosas enfermedades, hoy te explicaremos las bases del diagnóstico en la medicina tibetana.

Para el diagnóstico se revisan en principio las tres energías principales que rigen las funciones del cuerpo:

1) rLung (viento): es el responsable de las actividades mentales, respiración, expulsión de la orina, mediador entre el cuerpo y la mente, habla y órganos sensoriales.

2) mKrish-pa (bilis): se encarga de regular el hambre, la sed, la digestión, la temperatura corporal y la determinación del individuo.

3) Bad-kam (flema): se ocupa de la firmeza del cuerpo, la estabilidad de la mente, el sueño, las articulaciones y la tolerancia.

El diagnóstico implica técnicas como la observación, la palpación y la interrogación:

Observación: existen zonas específicas del cuerpo, que al presentar cambios indican la presencia de enfermedad; en la medicina tibetana se presta especial atención a la apariencia de:

– Lengua.

– Piel.

– Sangre.

– Orina.

Palpación: el principal método es la toma del pulso en ambas muñecas, se ejerce una presión especial para encontrar el ritmo de la circulación. Para examinar a las mujeres se comienza con la mano derecha y para los hombres con la mano izquierda.

Interrogación: es el aspecto más importante de toda evaluación, en este caso se evalúan las causas de la enfermedad, el sitio exacto de donde procede y los hábitos cotidianos del paciente.

En una próxima entrada te comentaremos sobre los métodos de tratamiento en la medicina tibetana, para que estés informado a la hora que decidas utilizar este método como un tratamiento alternativo.


Te Puede Interesar

Leave a Comment