Mandeos

Los Mandeos son dos los grupos religiosos que todavía se encuentran en el sur de Irak y en la provincia iraní de Huzisian, y son los únicos representantes supervivientes del gnosticismo en la región.

Su literatura, escrita en un dialecto arameo es muy extensa, los libros más importantes son dos compilaciones de mitología y discursos teológicos; en estos escritos hay una gran muestra del sistema gnóstico típico, y se pueden encontrar descripciones del mito de la creación, la redención por una serie de mensajes que inician con el llamado “Gnosis de la Vida”, y el ascenso del alma después de la muerte.

La historia temprana de la secta es oscura, por ejemplo, su interpretación del Nuevo Testamento es muy controversial, y es muy importante para determinar qué elementos, si existen, deben ser tratados como contemporáneos o anteriores al cristianismo.

El hecho de que Juan el Bautista aparece en los textos Mandeos como un “sacerdote”, sugirió a los misioneros cristianos del siglo 18 que los Mandeos eran descendientes de los discípulos de Juan y se refirió a ellos como “Cristianos de San Juan”. A pesar de que estas referencias a Juan ahora parecen ser secundarias, muchos estudiosos siguen señalando que los Mandeos se originaron como una secta judía realizando el bautismo a través de la región del Jordán en el siglo I dC o antes.

Los Mandeos tienen una jerarquía entre sacerdotes, obispos y el pueblo. El acto litúrgico principal es el bautismo por inmersión en agua corriente, tradicionalmente en una piscina especial en un santuario al lado de un río, acompañado de otro ritual que actúa como unción. El bautismo es visto como la purificación del pecado y puede ser repetido con frecuencia, el ritual se celebra el domingo. La otra es la ceremonia fúnebre, que consiste en lecturas y comidas ceremoniales a intervalos durante cuarenta y cinco días después de la muerte.


Te Puede Interesar

Leave a Comment