Maleficios

Desde la antigüedad -y sobre todo durante la época de cacería de brujas– se ha temido de los maleficios, éstos se refieren a aquellos actos maliciosos que eran realizados por brujas y brujos, y que se creía que causaban daño o muerte tanto a personas, como animales y cultivos.

Se consideraba que las brujas, hechiceros y magos podían poseer la habilidad de lanzar hechizos negativos de venganza, rencor o malicia (maleficios); durante la Edad Media se pensaba que esto se podía lograr a través de pacto con el diablo, y de esta manera, intentaban explicar hechos fuera de la comprensión, tales como desastres naturales, accidentes, enfermedades o desgracia personal.

También se creía que las brujas sólo tenía que pensar el causar problemas a los demás que estos se produjeran.

En su definición más estricta, los maleficios se referían al daño a los cultivos y a las enfermedades o la muerte de los animales.

En un sentido más amplio, se podría incluir cualquier cosa, lo que implicaba causar un impacto negativo sobre una persona. Estos impactos negativos incluyen la pérdida del amor, la locura, la enfermedad, la mala suerte, los problemas financieros, las infestaciones de plagas (especialmente piojos) e incluso la muerte. Es así como cuando todo salía era atribuido a las brujas, con lo que aumentaban las condenas a las mismas.

Se piensa que las brujas son capaces de realizar maleficios a través de una variedad de maneras, incluyendo: encantamientos, pociones, polvos, ungüentos, hierbas, efigies con espinas y clavos, y el uso de la Mano de la Gloria.

La creencia y la práctica de la magia maléfica aún existe en la actualidad, sobre todo en las sociedades tribales y las zonas rurales inmersas en la magia popular. Muchas culturas creen en el uso de amuletos y talismanes como protección contra el mal en general, pero las maldiciones específicas sólo se puede eliminar con remedios específicos, generalmente administrados por otro brujo o hechicero.

Las brujas neo-paganas evitan la práctica y los actos de maleficios porque tales acciones violan su código de ética, que sostiene que las brujas no deberían perjudicar a los seres vivos.

 


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *