Los mantras en la magia

Los magos han usado mantras en el ejercicio de la magia desde los tiempos de los antiguos egipcios y asirios. Como sabemos, los mantras son considerados “los nombres del poder” y se han utilizado en la evocación de las deidades y en hechizos.

La historia del uso de los mantras continúa desde los egipcios y los hebreos a través de los gnósticos (especialmente Simón el Mago) así como en las religiones orientales, el hinduismo y el budismo, entre otros.

Los nombres secretos de Dios (Yahvé, Elohim y Adomai) fueron considerados mantras muy poderosos, y se ha encontrado que las sílabas sin sentido derivados de las primeras letras de la selección de varios versos de las escrituras están compuestos por mantras.

Om (la Realidad Suprema) es el mantra más sagrado de los hindúes, pues representa el sonido del cual se creó el universo. Por ejemplo, el mantra budista Om mani padme hum es utilizado por muchos budistas constantemente en busca de muchos propósitos como la mejora de los lavados corporales y para sanar.

En la secta de la Tierra Pura, el mantra se utiliza para pedir la entrada tanto en la Tierra Pura después de la muerte como amuletos para protegerse de mala suerte.

En el budismo la repetición del Om en la meditación ayuda a crear la luz espiritual y el poder para limpiar el cuerpo sutil y acabar con la falta de armonía.

Los exorcistas en Sri Lanka utilizan mantras secretos para expulsar a los demonios y fantasmas que se cree son responsables de la posesión, la enfermedad y la desgracia. Los mantras se utilizan en el acompañamiento de tambores, bailes y aceites curativos.

En el siglo 20, Aleister Crowley creó su mantra AUMGN, señalando que las vibraciones sonoras de la misma eran tan poderosas que cualquier mago que lograra usarlo, sería capaz de controlar las fuerzas del universo.


Te Puede Interesar

Leave a Comment