Los cuatro mundos del chamanismo: el mundo objetivo

El mundo objetivo o la realidad tal cual la conocemos es el primer nivel en el cual actúan los chamanes. El chamán se desplaza a voluntad en otros tres niveles o mundos, que son el mundo objetivo, el mundo subjetivo, el mundo simbólico y el mundo holístico. Veremos a continuación qué es el mundo objetivo y cómo se percibe a diferencia de los demás mundos chamánicos.

El mundo objetivo

Según el autor Serge King, la mejor forma de comprender la esencia de los cuatro mundos del chamanismo es con el siguiente ejemplo.

Supongamos que el mundo es un bosque. El mundo objetivo es la mera experiencia sensorial del bosque, tal como el color de las plantas, el aroma del bosque, los sonidos, la sensación de la brisa sobre la piel, etcétera.

Desde esta perspectiva lo que se nota es la cantidad de árboles que tiene el bosque, las especies de plantas que hay en él, los animales que viven en su entorno y quién es el propietario del bosque. Todo esto puede ser cierto, pero sólo en el mundo objetivo y viviendo este tipo de realidad. Hay cuestiones que pierden su importancia en los demás mundos: subjetivo, simbólico y holístico.

Los principios secundarios del mundo objetivo son que todo tiene un principio y un fin y todo efecto tiene una causa proveniente del mundo físico. El chamán no desdeña el mundo físico, simplemente es uno más de los mundos donde opera.

En la función curativa del chamán, por ejemplo, el chamán utiliza supuestos del mundo objetivo con el fin de adquirir pericia en los métodos de curación, como el uso de hierbas, los masajes, la quiropráctica, el ejercicio, la nutrición o la cromoterapia, sin limitarse a los supuestos de dichos métodos e interactuando entre el mundo objetivo y los otros mundos chamánicos.

Fuente: El viaje del chamán


Te Puede Interesar

Leave a Comment