Los cuatro mundos del chamanismo: el mundo holístico

Con el fin de curar, adquirir sabiduría o potenciar sus poderes para transformar la realidad, el chamán viaja entre cuatro mundos muy diferentes entre sí. Esta progresión de un mundo hacia otro supone abandonar los supuestos de cada mundo en particular así como del análisis crítico que se desprende de cada experiencia. El chamán puede actuar en el mundo holístico, donde él forma parte del todo.

El mundo holístico

Siguiendo con el ejemplo de Serge King que hemos visto anteriormente en el análisis de los mundos chamánicos, en el mundo holístico ya no vemos el bosque sino que somos el bosque.
El supuesto básico de este mundo es que todo es uno; en el sentido práctico, esto supone sentirse identificado uno con uno mismo.

En el mundo holístico no existe la distinción entre uno mismo y lo que sea que uno se identifique como sí mismo. A pesar de que la identificación holística sea muy común en la experiencia humana (el sentido de identidad con una familia, un grupo, un país) sólo el chamán o una persona con mucha experiencia puede operar conscientemente en este mundo.
Al identificarse con un elemento, el chamán pone en práctica el supuesto secundario del mundo holístico de que “el saber engendra el ser”.

A este nivel el chamán utiliza el método de curación por “canalización” por el cual adopta la identidad de alguien con un gran poder de curación o el llamado por Serge King el “grokking and guiding” en el cual el chamán se identifica con la persona que debe sanar o se convierte en la persona enferma y luego se cura a sí mismo. Este método es muy peligroso y exige un máximo nivel de pericia por parte del chamán, pues puede correr el riesgo de perder el equilibrio y luego no poder llegar a efectuar la curación, perjudicando su persona y sus poderes chamánicos.

Fuente: El viaje del chamán


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *