Los colores del aura (II)

En la primera parte de la entrega de los colores del aura te explicamos que los colores pueden influir sobre nosotros y cuál es el significado de algunos de ellos; en esta segunda parte seguiremos describiendo los colores restantes.

Azul: representa la calma, devoción, verdad y seriedad; indica una tendencia a los poderes psíquicos. Si son tonos claros reflejan una imaginación activa e intuición, si se van a los tonos oscuros es un signo de soledad y melancolía.

Violeta: es el color de la transmutación que mezcla el corazón y la mente, indica independencia e intuición que ayudan a resolver los problemas de la manera más práctica. Los tonos claros resaltan la humildad y espiritualidad; los tonos oscuros indican una gran voluntad.

Rosa: es el color de la compasión y el amor; implica la pureza, la alegría y el sentido de compañerismo, amante del arte y la belleza. Si presenta sombras indica falta de madurez.

Oro: refleja la energía espiritual y la realización, sus tonos cenagosos indican la búsqueda de la iluminación.

Blanco: señala la verdad y la pureza, el despertar de una mayor creatividad.

Gris: indica el despertar de las energías femeninas como la imaginación, intuición e iluminación; en sus tonos más oscuros puede denotar desequilibrios físicos.

Marrón: indica la necesidad de establecer nuevas raíces y deseos de logro; si se observa cerca del área de los chakras significa que éstos deben ser limpiados.

Negro: es un color de protección contra las energías externas y denota que se esconden secretos; si se presenta en el borde el aura señala la existencia de agujeros en el campo áurico (esto sucede en personas que han sufrido de abuso durante su infancia).

Plateado: este color se presenta como reflejos y son una señal de creatividad y fertilidad.

En la tercera y última parte de esta entrega describiremos algunos ejercicios que te ayudarán a reforzar y proteger tu aura.


Te Puede Interesar

Leave a Comment