Lilith (parte I)

Lilith es un demonio femenino de la noche que supuestamente vuela alrededor en busca de los niños recién nacidos bien para secuestrarlos o estrangulalos; además, se acuesta con los hombres para ayudar a la propagación de los hijos del demonio. Las leyendas que cuentan sobre Lilith son muy antiguas.

Lilith abunda en muchas mitologías, lo que causa dificultad en la localización de su origen exacto. Lilith (como representación) se destacó durante la Edad Media para designar a la brujería y a las ciencias ocultas (es por ello que las ciencias ocultas por lo general se oponen a la religión formalizada como Lilith se opone a Dios).

Los orígenes de Lilith se relacionan con la luz y la oscuridad, se dice que comenzó con un cuaternión

El cuaternión refleja el matrimonio son dos parejas: Dios y su morada espiritual Shekhina (aspecto femenino) y Samael con el demonio Lilith. Desde el comienzo de toda la literatura judía Lilith se describe como el mal, ella evoluciona hacia el mal por primera vez como la disminución de la Luna ante el sol, entonces es echada del cielo (con lo que se disminuían las cualidades femeninas que componen a la consorte del diablo). Lilith, como Samael, se convierte en una especie de renegada enviada por Dios para reinar en las regiones inferiores. Así, los hombres la experimentan como la seductora bruja, el súcubo que se ocupan de la muerte y de estrangular a la madre; para la mujer ella es la oscura sombra del Ser casado con el diablo.

Se debe tomar en cuenta que Lilith es muy importante para propósitos mágicos, esto es especialmente cierto en el sentido de la Cábala después de establecer dos premisas: Dios posee un elemento femenino, y sin este elemento femenino de Dios carece de poder creativo; es por ello que los cabalistas expresan la esencialidad de unir a los principios cósmicos masculino y femenino, y esto se logra a través de la magia sexual.

También se relaciona a Lilith con otros mitos que la vinculaban a los principios primordiales dentro de la creación divina de la naturaleza, lo que atribuye a sus dones naturales e instintivos que fueron atribuidos previamente a la Diosa; como no se podía eliminar la naturaleza, al ser atribuida a Lilith fue relegada como el mal en lugar de espiritual, lo que a su vez ayudó a disminuir la religión natural antigua.


Te Puede Interesar

Leave a Comment