Levitación

La levitación es un fenómeno de la psicokinesis en la que objetos, personas y o animales se levantan en el aire sin ningún medio físico visible y flotan o vuelan; se dice que el fenómeno se ha producido en mediums, el chamanismo, los trances, el éxtasis místico y la posesión demoníaca. Algunos casos de levitación parecen ser espontáneos, mientras que los adeptos a lo espiritual o la magia dicen que son capaces de controlarlo conscientemente.

Hay algunas características generales sobre la levitación: la duración del fenómeno puede durar desde unos pocos minutos hasta horas. Por lo general, requiere de una gran concentración o estar en un estado de trance. Las levitaciones de los santos por lo general van acompañados de un brillo luminoso en todo el cuerpo.

Numerosos incidentes de levitación se han registrado en el cristianismo y el Islam. Uno de los casos de levitación en santos más conocidos es el de Santa Teresa de Ávila, según los reportes experimentaba la levitación durante los estados de éxtasis; una testigo, la hermana Ana de la Encarnación, dijo que Santa Teresa levitaba un metro y medio fuera de la tierra por alrededor de una hora y media.

Santa Teresa escribió una de sus experiencias:

“A mí me parecía, cuando trataba de hacer un poco de resistencia, como si una gran fuerza bajo mis pies me levantaban, no sé de nada con que compararlo, pero era mucho más violenta que otras visitas espirituales, y por lo tanto, yo era como una pequeña pieza”.

Los incidentes también se han reportado en las religiones del hinduismo y el budismo. Milarepa, el gran yogui del siglo XIII del Tíbet poseía muchos poderes ocultos, tales como la capacidad de caminar, descansar y dormir mientras levitaba.

A lo largo de la historia el factor determinante para juzgar si la práctica de la levitación es causada por una buena o mala influencia parece depender de la persona que levita. Por ejemplo, Simón el Mago fue juzgado bajo el mal, mientras que de Santa Teresa se ha dicho que lo hcía en estado de éxtasis.

Durante la Edad Media y el Renacimiento, se pensaba que la levitacióne era una manifestación del mal; pues se dice que es un fenómeno inusual generado por la brujería, las hadas, los fantasmas o los demonios.

En la actualidad se relaciona a la levitación con los casos de posesión demoníaca, ya que se reporta que muchas veces las camas, mesas, sillas y otros objetos se han visto volando en el aire, aparentemente por sí mismos; y con frecuencia eran lanzados contra el exorcista o sus ayudantes. En 1906 Clara Germana Cele, un adolescente de dieciséis años de edad sufrió de una posesión demoníaca; se dice que se levantó cinco metros en el aire, a veces de forma vertical y otras de forma horizontal. Cuando se le rociaba con agua bendita salía del estado de posesión. esto fue tomado como prueba de la posesión demoníaca.

Los experimentos controlados que involucran la levitación son raros. Durante los años 1960 y 1970 los investigadores reportaron cierto éxito en las tablas de levitación en condiciones controladas.Los escépticos de la levitación señalan varias teorías sobre su causa, incluyendo alucinaciones, la hipnosis, o fraude, sin embargo, estas teorías no son aplicables a todos los incidentes.

Una de las explicaciones más probables y aceptables es la teoría oriental de la existencia de una fuerza que pertenece a otra realidad (no material) y que se manifiesta en el mundo material.


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *