Las fases de la luna en la magia

La luna ha sido asociada con el misterio y la magia, si bien no es necesario asociar la magia con las fases de la luna, sin duda contribuye a darle un empujón a los hechizos en la dirección correcta.

Fases de la Luna

Luna Nueva:

También llamada la luna oscura. En este punto del ciclo, la luna está en conjunción con el Sol (entre el Sol y la Tierra) cuando la luz del sol hace que la luna sea invisible para el ojo desnudo.

Algunos consideran esta fase como un tiempo para que la magia descanse, también es buena para trabajar la oscura magia y en comunión con las deidades oscuras como Hécate y Lilith.

Luna Creciente:

La fase creciente es el momento de que la luna parece estar creciendo en media luna hacia la derecha en el cielo hasta llegar a la luna llena. Esta fase es un excelente momento para el aumento de la magia y la atracción de los deseos, como los hechizos de prosperidad y amor.

Luna Llena:

En este punto, es cuando la luna es vista en todo su esplendor; es así como la energía de la luna está en su apogeo. Este es el mejor momento para los hechizos de crecimiento personal y para el planeta, los rituales de protección y la adivinación.

Luna Menguante:

Esta fase es el mejor momento mágico para realizar hechizos para dejar ir las cosas no deseadas (situaciones y hábitos).

Los hechizos se pueden realizar durante las diferentes fases de la luna, dependiendo de la redacción y la intención. Un hechizo de curación podría formularse como un deseo de salud mayor que se llevaría a cabo durante la fase creciente o en luna llena; si deseas que disminuya la enfermedad, el hechizo se realiza durante la fase menguante.


Te Puede Interesar

Leave a Comment