Las doctrinas gnósticas

La gran diversidad de doctrinas o escuelas gnósticas dificultan poder hablar de un solo gnosticismo. Existen, no obstante, algunos denominadores comunes que se podrían considerar vinculantes, como el carácter iniciático, el carácter dualista y el establecimiento de jerarquías espirituales y humanas.

Las doctrinas gnósticas

Lo iniciático

El carácter iniciático es distintivo ya que ciertas doctrinas secretas del Cristo o del “ungido” sólo estaban destinadas a ser reveladas a una élite de iniciados. Así los gnósticos cristianos reclamaban ser “testigos especiales” de Cristo y por tanto con acceso directo al conocimiento de lo divino por intermedio de esa experimentación introspectiva por la que se llegaba al conocimiento de las verdades trascendentales.

La gnosis se convertía en la forma suprema del conocimiento mas solamente al alcance de los iniciados.

 

Lo dualista

El carácter dualista es otro de sus diferenciadores por el que se hacía una escisión entre la materia y el espíritu. El mal y la perdición estaban ligados a la materia y lo divino y la salvación pertenecían a lo espiritual. El ser humano podía acceder a la salvación sólo a través de la conciencia del propio espíritu mediante un acceso introspectivo a las verdades trascendentes sobre su propia naturaleza y sólo de esa manera poder hallar la liberación y la salvación.Esta experimentación casi empírica de lo divino era la gnosis, en definitiva una experiencia interna del espíritu.

El platonismo fue un claro antecedente del gnosticismo por su dualismo materia-espíritu y por su forma introspectiva de acceder al conocimiento superior. La gnosis se convierte además, en una especie de versión religiosa de la “Mayéutica” de Sócrates y constituirá a su vez las bases del futuro “Maniqueismo”.

Otros determinantes característicos de los gnósticos son el establecimiento de jerarquías espirituales y humanas.

 

Te Puede Interesar

Leave a Comment