La piedra azul

En tiempos antiguos, la relación entre un rey y su reino era simbolizada por la conexión entre el Rey y una piedra preciosa; en este caso, esta relación quedaba sellada por una piedra azul.

Estas son piedras especiales que se pueden encontrar alrededor de toda Europa, en muchas ciudades marcan el punto central de la misma. Estas piedras están asociadas con la realeza, y a menudo se encuentran incorporadas en conjuntos de mosaicos, en las paredes y en las carreteras. En principio se tomaban como representaciones primitivas de la diosa tierra, es por ello que se ubican en estas zonas.

No se conoce de manera exacta el origen de la tradición de la piedra azul, lo único que se conoce con certeza es que esta representación jugó un papel muy importante en la sociedad medieval, y que lo más probable es que su origen sea pagano.

Existe una piedra ubicada en Palmer que ha sido utilizada desde la edad media y que fue transportada desde Francia; asimismo, en el norte de Bélgica se puede encontrar otro ejemplar, denominado “La Piedra Bruja”.

Como ya se ha dicho, estas piedras marcaban un lugar importante en cada ciudad, y eran utilizadas como escenario para los actos públicos como juramentos y juicios. Las piedras azules más famosas y que todavía permanecen son las siguientes:

  • En los países Bajos se encuentran en el centro de la mayoría de las ciudades.
  • En Nijmegen, una piedra rectangular sustituyó a la piedra azul original; sin embargo, todavía marca un lugar de importancia en esa localidad.
  • En Leiden se encuentran 3 piedras azules de forma hexagonal.


Te Puede Interesar

Leave a Comment