La perdiz y el árbol de peras

En Inglés la palabra “perdiz” (partridge), se deriva de Perdix, uno de los reyes sagrados de Atenea, que arrojado en el mar desde una torre, y fue llevado al cielo en la forma de un pájaro por la diosa.

En la representación él era la perdiz, y la diosa era el peral.

Atenea era adorada en Beocia como “La Única”, la madre de todos los árboles de pera. Por otro lado, Perdix, cuyo nombre significaba originalmente “El Perdido”, era una forma de Vishnu-Narayana, llamado “El Señor de los árboles de pera” en la ciudad santa de Badrinath, en los Himalayas.

El árbol de pera tuvo un significado femenino-masculino a través de Eurasia. También fue consagrado a Hera, la diosa más antigua cuya imagen en el Heraeum en Micenas estaba hecha de madera de peral.

Los campesinos europeos consideran al peral como el “árbol de la vida” favorito para una niña. En Rusia, las peras fueron utilizadas como amuletos de protección para las vacas.

Parece que cuando la perdiz en un peral se convirtió en un villancico de Navidad, el símbolo de Cristo fue sustituido por el de Perdix.


Te Puede Interesar

Leave a Comment