La mano de la gloria

Según la historia, esta fue la mano de un asesino que fue cortada mientras su cadáver todavía se encontraba colgando en la horca; se utilizó entonces como un amuleto o en las prácticas de magia negra después de ser mágicamente preservada. También se cree que los ladrones utilizan el poder de la mano de la gloria a la hora de irrumpir en hogares para llevarse sus pertenencias.

Se dice que para obtener el poder de este tipo de magia, se debía cortar la mano durante un eclipse de luna; ésta luego se envuelve en un sábana empapada en sangre y vinagre, que se guarda en un recipiente de barro con sal y pimienta durante dos semanas. Para lograr el secado y conservación de la mano, se metía en el horno o se dejaba secar al sol con hojas de verbena.

Cuando la mano estaba lista para su uso, se hacía un ritual colocando velas en cada dedo, la particularidad de estas velas es que debían estar hechas con la grasa del asesino muerto, y la mecha debía ser de su cabello. Las velas se encienden para alertar a los ladrones si hay gente en las casas, se dice que si no se enciende la que está en el dedo pulgar lo mejor es no llevara cabo el robo.

La mano de la gloria se vinculó a las brujas, y muchas de ellas fueron a juicio por sospecha de crear este tipo de magia; el caso más sonado fue el de dos brujas alemanas, que admitieron haber envenenado a varias personas luego de encender la mano para inmovilizarlas.

Se cree que término “la mano de la gloria” se deriva del francés “main de glorie” o “mandrogore”, y está relacionado con las leyendas de la mandrágora, que se dice que crece debajo de la horca.

Le creencia sobre la eficacia de la mano de la gloria persistió hasta el año 1831 en Irlanda, y se menciona como parte del folclore en varios libros de referencia.


Te Puede Interesar

Leave a Comment