La doctrina gnóstica: ¿herejía?

Aleister Crowley

 

En el año 1945 fue descubierta una biblioteca de manuscritos gnósticos en Nag Hammadi, Egipto, que ha permitido una profundización en el mejor conocimiento de sus doctrinas, anteriormente conocidas solamente por citas, refutaciones y apologías realizadas por sacerdotes de la Iglesia.

Algunos cristianos identifican como gnóstico a Simón Mago, personaje que aparece en los Hechos de los apóstoles del Nuevo Testamento. Otra personalidad relevante fue Valentín de Alejandría que introdujo en Roma una doctrina gnóstica intelectualizante y consiguió mantener un papel activo en la vida pública de la Iglesia; su pretigio era tal que se le tuvo en consideración como posible obispo de Roma.

Otro gnóstico de renombre es Pablo de Samosata que fue el autor de una célebre herejía sobre la naturaleza de Cristo; o Carpócrates que concibió la idea de la “libertad moral de los perfectos”, que en la práctica resultó una ausencia total de reglas morales.

Finalmente, el amplio rango de variación moral de gnosticismo fue visto con recelo por la Iglesia y el Obispo Ireneo de Lyon lo declaró herejía en el año 180, criterio que comparte actualmente la Iglesia Católica.


Posts Relacionados :

Un pensamiento en “La doctrina gnóstica: ¿herejía?

  1. Rodolfo Plata

    JAQUEMATE A LA DOCTRINA DE LA IGLESIA. La importancia capital de la crítica a la cristología de san Pablo, radica en que nos aporta los elementos de juicio necesarios para darnos cuenta el monstruoso error que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar la naturaleza humana de Cristo; cegando a la humanidad de la posibilidad del hombre de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta practicando el altruismo, el misticismo y el activismo social intensos; y de la urgente necesidad de corregir la doctrina de la Iglesia formulando un nuevo cristianismo que no omita la trascendencia humana de Cristo, a fin de afrontar con éxito los retos y amenazas de la modernidad. http://es.scribd.com/doc/73578720/CRITICA-A-LA-CRISTOLOGIA-DE-SAN-PABLO

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *