La acutumancia

La acutumancia es un método de adivinación que utiliza agujas para predecir el futuro. Se estima que esta antiquísima práctica se desarrolló en China y que luego se traslado a Grecia en donde obtuvo una completa aceptación. En la actualidad, el método utilizado varía según la región de que se trate pero está generalizado el uso de siete agujas de igual tamaño y un pote o envase con agua.

La acutumancia

El procedimiento de acutumancia es muy sencillo pues la persona que desea conocer su propio futuro debe concentrarse en una pregunta concreta que se vincule directamente con ella.
Deberá realizar todo el proceso con los ojos cerrados, en un sitio sin ruidos y con luz tenue y repitiendo interiormente la pregunta deseada cada vez que suelta una aguja.

Frente al envase con agua irá arrojando una a una las agujas. Estas caerán al agua creando formas que se interpretarán de acuerdo a sus posiciones y solamente podrá hacer el análisis correspondiente cuando todas ellas hayan quedado en absoluto reposo.
El consultante, para realizar su vaticinio, deberá comprobar cuan cerca se encuentran unas de otras, cuantas se tocan entre sí y cuantas no. Cuantas forman figuras, naturalmente reconocibles y fundamentalmente cuáles y cuántas se dirigen hacia el norte, sur, este u oeste.

En la antigüedad, los viajeros que debían recorrer grandes distancias utilizaban este sistema para predecir el éxito o el fracaso de su inminente viaje. Especialmente cuando se trataba de viajes peligrosos. Los comerciantes de aquellas épocas antiguas, también utilizaban el sistema de la adivinación mediante las agujas para saber si un negocio era factible o si debía mantenerse en la espera de otro momento viable para llevarlo a cabo.

Si bien hoy en día no es uno de los métodos más populares de adivinación existen algunas regiones del planeta en donde se sigue comprobando su práctica. Las mujeres especialmente utilizan este sistema para determinar el sexo de su futuro hijo. Si luego que todas las agujas fueron arrojadas al agua, estas quedan separadas unas de otras, será una niña la que nacerá; por el contrario, si las agujas terminan agrupadas o tocándose entre sí la mayoría, el futuro bebé será un varón.


Te Puede Interesar

Leave a Comment