Intuición

Se reconoce a la intuición como una revelación clara y distinta de los conocimientos, con frecuencia, sin saber la fuente del conocimiento. La intuición se caracteriza por sentimientos o sensaciones que una persona de repente manifiesta o sabe; es así como el conocimiento de pronto se hace presente en la mente de la persona, o la persona siente con una fuerza convincente lo que debe hacer.

La intuición es frecuentemente llamada corazonada, una explosión de genio, una respuesta visceral, e incluso suerte. Se trata de una función del hemisferio derecho del cerebro que implica la percepción extrasensorial (PES), pero es mucho más, porque funciona en los niveles físico, mental, emocional y espiritual, ya que cada persona experimenta la intuición de diferentes maneras.

Muchos niños y adolescentes tienen un alto grado de intuición, pero a medida que crecen aumenta su proceso de pensamiento analítico y esto causa una mayor actividad en el hemisferio izquierdo del cerebro. Sin embargo, esta capacidad no se pierde del todo en la adultez, por ejemplo, los estudios muestran que los ejecutivos de negocios de gran éxito se basan más en la intuición; de igual manera, las personas que trabajan en las artes creativas y que dan rienda suelta a las fantasías y la imaginación, tienden a ser muy intuitivos.

La intuición juega un papel integral en todas las formas de adivinación y consulta psíquica.

Todos las personas poseen la intuición, aunque en algunas está más desarrollada que otras. En las culturas occidentales las mujeres han sido condicionadas para utilizar la intuición más que los hombres.

La intuición puede ser incrementada, una vez que la persona se reconoce dentro de sí misma y se esfuerza por mejorar. Esto se logra al prestar más atención a las respuestas de todo el cuerpo a la información, las personas y situaciones; también juega un papel fundamental relajar el cuerpo y la mente a través de dieta, ejercicio, yoga, la meditación y la oración, mediante el trabajo con sueños, y al convertirse en sintonía con las fuerzas espirituales.

Los estudios han demostrado que el entorno físico puede mejorar o inhibir la intuición, una manera fácil para mejorar la intuición es decorar las habitaciones con pintura de color verde, azul turquesa, o amarillo verdoso, iluminado con luz natural del sol. Además, la música estimula la intuición, poniendo a un individuo en un estado de relajación para producir recuerdos agradables, lo que provoca que los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro trabajen en una mayor unidad.

La intuición es importante en el misticismo. Se cree que es vital para percibir la verdad directa e inmediata de los secretos más íntimos de la vida. A través de profunda meditación y la contemplación, los místicos experimentan destellos intuitivos en los que perciben la naturaleza inefable del cosmos, la Fuerza Divina, el alma, y la unidad de todo.


Te Puede Interesar

Leave a Comment