Humanismo

El humanismo es un término que se aplica a la filosofía social y la cultura literaria del mundo occidental, comprendida desde los años 1400 a 1650, ubicado en Italia donde el Renacimiento se inició antes de extenderse a otros países europeos.

Este humanismo renacentista redescubrió el saber antiguo clásico de Grecia y Roma, asimismo, comenzó a ver a los escritores y pensadores paganos bajo una luz favorable, sobre todo en lo relacionado con la visión del mundo dominante de la sobrenaturalismo medieval. 

En el espíritu de la época de los siglos 14 al 17 el mundo estaba cambiando, las nuevas ideas surgieron para desafiar las creencias consideradas durante largo tiempo como las ideas filosóficas y científicas correctas; Kreis, experto en humanismo indica lo que se vivió en esa época:

“Tal vez lo más que podemos suponer es que el hombre del Renacimiento vivió, por así decirlo, entre dos mundos. El mundo de la matriz cristiana medieval, en la que el significado de cada fenómeno se comprendía desde puntos de vista uniformes; y por otro lado, la búsqueda de un sistema de conceptos científicos, la estabilidad de los principios de la seguridad social y las preguntas inherentes a su vida. En otras palabras, el hombre del Renacimiento se encontró suspendido entre fe y razón”.

El impacto de esta nueva visión del mundo fue de tal manera que la visión de lo sobrenatural medieval comenzó a debilitarse. En su lugar, el mundo secular del aquí y ahora poco a poco sustituyó el paradigma de la mística y se reconoció que la experiencia en este mundo tiene su propio valor inherente en contraste directo con la promesa de la Iglesia, de una recompensa futura, en un oscuro más allá por venir.

En el humanismo se piensa que lo sobrenatural es un mito creado por los humanos radicados en el poder, y que en realidad la naturaleza es la totalidad completa de compuestos de materia y energía en un sistema universal, eternamente cambiante.

Dentro de este marco, la ciencia, junto con la razón humana es la principal metodología para la construcción de una interpretación de la realidad última y abraza el paradigma de que la humanidad es un producto de la evolución del sistema natural, que la mente y el cuerpo están indisolublemente unidos en una relación simbiótica, y que de hecho la mente es una función del sistema biológico que subyace a la conciencia y la personalidad, y la conciencia no puede sobrevivir después de la muerte.

El foco en el hombre y sus capacidades es la preocupación central del humanismo, en particular la idea de que los seres humanos poseen el potencial de la solución de problemas a través de una aplicación rigurosa de la razón y el método científico.

La ética, la apreciación de la belleza, y la moral son los valores humanos que se expresan mejor en las relaciones terrenales, y la más alta meta de la vida es la felicidad, el éxito, la realización en este mundo y el progreso para toda la humanidad; independientemente de la religión, la raza, el sexo o la nacionalidad.


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *