Homúnculo

El alquimista Paracelso dijo una vez que había creado un falso ser humano a través de su ciencia, lo llamó homúnculo (del latín homunculus); esta criatura no medía más de 30cm y generalmente se asociaba con un golem. Sin embargo, después de un breve periodo de tiempo e historias fantásticas creadas a su alrededor, el homúnculo era conocido por renegar de su creador y salir corriendo.

La receta para crear un homúnculo consistía en una bolsa de huesos, esperma, fragmentos de piel y el pelo de cualquier animal con el que deseaba ser mezclado; estos ingredientes debían ser colocados en el suelo rodeado de estiércol de caballo durante cuarenta días, que era el tiempo que tardaba el embrión en formarse. La creación de esta bestia se basó en las teorías de la generación espontánea.

La propuesta de Paracelso se limitaba a una operación alquímica, luego se determinó que el homúnculo debería poseer una definición más amplia, ya que puede ser una entidad espiritual o física.

El homúnculo físico es creado deliberadamente por medios ocultos o mágicos que combinan los esfuerzos tanto humanos como espirituales, por lo general tiene una forma humana, creada a través de relaciones sexuales entre un humano y una entidad espiritual. Este tipo de creación siempre implica fuentes de energía, no está claro si los ángeles, demonios y espíritus poseen cuerpos físicos que parecen ser cuerpos espirituales, o viceversa; pero lo fundamental es que se establezca la relación carnal para crear al homúnculo.

Un ejemplo clásico de lo que puede considerarse un homúnculo espiritual son los íncubos, pues como el cristianismo tiende a rechazar cualquier relación sexual entre el hombre y lo sobrenatural, en un momento se pensaba que los niños íncubos fueron producidos a través de una versión demoníaca de la Inmaculada Concepción; otra parte de la historia señalaba la idea de Martín Lutero sobre los niños “anormales”, pues según su pensamiento todos los niños de extraño aspecto, deben ser destruidos al nacer, pues eran claramente los descendientes de los demonios.


Te Puede Interesar

Leave a Comment