Homeopatía para niños

Generalmente los niños responden muy bien al tratamiento de homeopatía, pues tienen un sistema que no ha sido invadido por los químicos a los que estamos expuestos los adultos día a día. La homeopatía puede ayudar a fortalecer las defensas naturales del niño y ayudarle a recuperar la salud cuando se presentan algunas de las patologías más comunes de la infancia.

Los remedios homeopáticos vienen en diferentes concentraciones o potencias, las más seguras en el caso de los niños son: 6X, 6C, 30X y 30C. El remedio debe ser elegido por un homeópata entrenado después de una larga entrevista.

Este tipo de tratamiento alternativo es muy eficaz para las siguientes enfermedades infantiles:

  • Asma.
  • Mojar la cama.
  • Infecciones del oído.
  • Resfriados.
  • Dentición.
  • Amigdalitis.
  • Dolores estomacales.
  • Síntomas del sarampión, la varicela y las paperas.

Algunos de los remedios más comunes que la homeopatía nos ofrece para mejorar la salud de los más pequeños son:

Acónito: es muy útil para curar resfríados, gripes y otras enfermedades de aparición súbita (fiebre, escalofríos, etc.)

Belladona: recomendado para dolores punzantes como los estomacales o de oído. Aismismo, es eficaz para bajar la fiebre.

Camomila: disminuye el dolor en casos de dentición y cólicos, mejora el estado de ánimo en general.

Mercurio: disminuye dolores fuertes, elimina mucosidades y los síntomas generados por la gripe.


Te Puede Interesar

Leave a Comment