Historia de la Radiestesia

La radiestesia es un método que en principio se utilizó para descubrir fuentes de agua, metales y minerales ubicados bajo tierra. Esta técnica debe diferenciarse de la radiestesia con fines adivinatorios, pues aunque compartan el mismo nombre, esta última tiene como objetivo encontrar entes animados o inanimados, enfermedades y tratamientos alternativos.

El origen de la radiestesia se remonta a hace 7.000 años, es conocido que se practicaba en el antiguo Egipto y la China. Durante la edad media se utilizó ampliamente para conseguir fuentes de carbón y de agua.

La radiestesia opera mediante el uso de una varilla en forma de Y; antes de comenzar la búsqueda, el especialista sintoniza la varilla con lo que se está buscando, esto se logra a través de la visualización o exposición a otro objeto similar.

Después de lograr la sintonización de la vara, se sostiene la misma por las asas, y se procede a realizar la búsqueda, señalando con el extremo libre de la vara en algunos lugares. Cuando se consigue el objeto, la vara comienza a emitir una vibración.

Algunos de los materiales con los que se realizan estas varas son: rama de avellano, rama de ceniza, serbal, sauce, aluminio, cobre, huesos de ballena, plástico.

Durante muchos años se especuló que la vibración era producida por las fuerzas ocultas, sin embargo, los estudios señalan que puede ser causado por electromagnetismo o por la sesibilidad psíquica de la persona que sostiene la vara.

Aunque todavía existe mucho escepticismo, actualmente la radiestesia es vista como una técnica más de búsqueda, que ha resultado efectiva en muchos ámbitos de la vida.


Te Puede Interesar

2 Thoughts to “Historia de la Radiestesia”

  1. es alucinante pensar que tenemos al alcance de la mano un método tan simple y tan poco invasivo con las personas y el medio ambiente para solucionar gran cantidad de problemas y enfermedades. Creo que es momento de retomar las culturas populares, que siempre han sido muy sabias!

Leave a Comment