Formas de oración (parte 2)

Como ya hemos visto, a pesar que las diversas religiones del mundo tienen una manera particular de creencia en cuanto a la oración, en el fondo todas estas manifestaciones derivan en la búsqueda de ayuda y/o perdón del ser supremo; hoy veremos la visión que tienen de la oración religiones de pueblos como los tibetanos, los sijs, el budismo y el enfoque de las creencias del zoroastrismo.

Sij: oración

En el sijismo, la oración se arraiga en la simaran nam, el llamamiento a la mente de Dios lograda a través de la meditación. Formal e informal a la vez las oraciones comienzan y terminan con ardas de petición. La alabanza se expresa a través de kirtan, que son cantos devocionales.

Banderas de oración: Lamaismo

Las banderas de oración son dispuestas por los tibetanos a través de las entradas de sus ciudades, se basan en la creencia de que los banderines al moverse por el efecto del viento llevaban sus oraciones hasta Buda.

Rueda de las oraciones: Budismo

La rueda de la oración es un cilindro usado en el budismo tibetano y otras religiones hindúes, en la que externamente tienen inscrito un mantra, con frecuencia, “Om mani padme hum”, y contiene pergaminos en que otros mantras y textos sagrados están escritos. Al girar la rueda (hacia la derecha, nunca hacia la izquierda, excepto entre los seguidores de Bon) se libera el poder inherente a los textos y oraciones.

La oración en el Zoroastrismo

La definición de la oración en el zoroastrismo parece un poco confusa ya que el profeta Zoroastro probablemente pensó en la oración, pero no la usó como palabra, ya que su enseñanza se basaba en la conversación con Dios, pues la mayoría de sus palabras están en un grado muy directo y personal; en este estilo expresaba sus dudas y preguntas, afirmaciones de fe y devoción.

La tradición y la práctica después de Zoroastro, en especial la de los Parsis, desarrolló una perspectiva diferente de la oración; es decir, se tomaba como la recitación de las palabras sagradas en la lengua sagrada a condición de conseguir la pureza moral y física. Se decía que la comprensión del significado de las palabras podía inhibir la experiencia mística, porque al pensar en el significado los fieles se limitan al pensamiento conceptual humano.


Te Puede Interesar

Leave a Comment