Fascinación

La fascinación es la denominación correcta para lo que conocemos comúnmente como encantamiento o embrujo a través de los ojos, la fascinación es una sensación de trance en la que la persona involucrada tiene sensaciones agradables.

El término se remonta a las antiguas Grecia y Roma, algunos ejemplos son las historias de Teócrito y Menalcas. Teócrito deseaba traspasar su alma al cuerpo de una mujer anciana, para que cuando esta escupiera sacara la enfermedad del cuerpo de Teócrito; en tanto que Menalcas, consideró que su rebaño de ovejas estaban fascinados o encantados a través del mal de ojo. 

Una autoridad de los jesuítas en el siglo 16, con conocimiento sobre los secretos de la brujería, escribió que la fascinación posee 3 variantes:

  • Poética: es la resultantes de causas físicas oscuras.
  • Filosófica: se da a través del contagio.
  • Mágica: la que se obtiene con pleno consentimiento de la persona.

La fascinación se ha mencionado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, se ha asociado al magnetismo animal y al mesmerismo.

En el mesmerismo, las fascinación parece ocurrir cuando el brujo o especialista mira profundamente a los ojos de otra persona, haciéndolo caer en estado de trance; sin embargo, esto causa cierto escepticismo, pues este el este estado también se puede conseguir al mirar un objeto (hipnotismo) y no cumpliría la regla de la visión que se da en la fascinación.

En cambio, este fenómeno se puede apreciar mejor en los animales, especialmente en los reptiles, pues hay casos de serpientes que fascinan a otros animales para luego atacarlos.


Te Puede Interesar

Leave a Comment