El realismo Bíblico

El realismo Bíblico

La mayoría de los cristianos están familiarizados con las “partes” más utilizadas de las Escrituras, como por ejemplo los profetas del Antiguo Testamento, los evangelios y los escritos de Pablo. Sin embargo, suelen estar menos familiarizados con otras partes, tales como los Salmos y las tradiciones de sabiduría (Job, Proverbios, Cantar de los Cantares, Eclesiastés y Ruth).

Puede que algunas personas estén vagamente familiarizadas con partes de los libros de sabiduría, como Job y Proverbios, o salmos seleccionados; sin embargo, hay una falta general de comprensión de cómo estos libros se relacionan con la vida cristiana. Por ejemplo, a menudo el libro de Job empleo se caracteriza por tratar acerca de la paciencia; pero más bien el libro no es realmente acerca de la paciencia, sino que se centra en una de las preguntas más penetrantes que las personas pueden hacer: ¿cómo podemos entender el sufrimiento de los inocentes?

En el caso del libro de los Salmos, éste está lleno de preguntas. Hay dolor, ira, sufrimiento, enfermedad, desesperación, rabia y carencia de paliativos. Estos son los aspectos de la existencia humana que llevan adelante las preguntas más profundas y penetrantes. Sin embargo, en el mismo libro también hay oraciones de acción de gracias por la liberación, celebraciones de la bondad de Dios, la liturgia de la adoración, los recuerdos de la insuficiencia y la gracia, de la simple alegría de vivir, la doxología y a veces reflexiones sobre las dificultades de la vida. Toda la gama de la experiencia humana se expresa de diversas maneras en la oración a Dios en este libro. Los Salmos contienen todo el realismo de la vida, desde el dolor al deleite, del daño a la alegría, de las profundidades de la desesperación a las alturas de la esperanza.

Estamos acostumbrados a ver la Biblia en cuanto a las instrucciones de Dios desde el Monte Sinaí, las palabras de Dios a través de los profetas, la palabra de Dios para pronunciar juicio sobre el pecado, o la promesa de la presencia y la gracia de Dios en tiempos de calamidad nacional. No estamos acostumbrados a escuchar la Biblia tanto en su dimensión más humana, pues asumimos que toda la Biblia se trata sobre la piedad, promesas de esperanza, o juicio sobre el pecado.

Algunos cristianos asumen que toda la vida debe ser positiva y en un modo superficial sugieren que no se debe nunca cuestionar a Dios. El realismo bíblico debe ser tomado en serio por aquellos que valoran las Escrituras para encontrar realmente el equilibrio entre la humanidad y lo divino.

Realismo Bíblico

En el realismo bíblico se incluyen las preguntas prácticas sobre la vida y las observaciones que no llegan al nivel de pronunciamiento profético. Son temas acerca de las relaciones familiares, el matrimonio y el compromiso, incluso acerca de la sexualidad y de su alegría como un don de Dios, cómo llevarse bien con otras personas en la comunidad, la forma de evitar conflictos y luchas, los peligros del orgullo y la pereza, la locura de la ignorancia y el egoísmo, y todo tipo de consejos sobre cómo vivir la vida como el pueblo de Dios.

Estas observaciones sobre la vida no fueron proclamadas como la palabra de Dios en cualquier forma de autoridad, más bien surgieron desde dentro de la comunidad para encontrar reglas que procurasen la paz y el bienestar en el mundo de Dios. Como pueblo de Dios, acumularon una sabiduría que se ocupó de los aspectos prácticos de la vida diaria, y pasaron esa sabiduría a las generaciones venideras como una verdad de Dios.

Esta dimensión humana de las Escrituras suele ser ignorada. Hay muchas razones por las que la negligencia que incluye factores sociológicos y psicológicos. Sin embargo, una razón importante dentro del cristianismo es la influencia del dualismo griego y ciertas teologías desarrolladas en el cristianismo de esos supuestos. Como resultado, no hemos confiado en los seres humanos para entender mucho acerca de Dios, y mucho menos permitir que la sabiduría humana (no importando cómo Dios la inspiró) se convierta en parte de la palabra de Dios para nosotros.

La idea de esto es reconocer que Dios puede revelarse a sí mismo y su verdad en más de un sentido, pues se cree que Dios también habló a su pueblo a través de los modos ordinarios de la existencia humana, en las cosas cotidianas que todos los seres humanos hacen.

Con ese compromiso a Dios como Creador, no sólo del mundo, sino también de la humanidad y la existencia humana, el pueblo comenzó a generar una profunda reverencia a Dios y el mundo que Dios había creado y en el que el ser humano viva. Esto es lo que en las tradiciones de la sabiduría se llama “temor del Señor”.

Al vivir en el mundo de Dios como su pueblo, y con la debida reverencia de Dios, las tradiciones bíblicas creían que los seres humanos podrían recibir la sabiduría de Dios en cuanto a cómo vivir en el mundo.

Las Escrituras, los salmos y tradiciones de sabiduría (con toda su realidad sin adornos terrenales) proporcionan recursos para vivir como pueblo de Dios; ya que las Escrituras son mucho más equilibradas y realistas para hacer frente a la realidad de la experiencia humana de lo que normalmente reconocemos.

El realismo Bíblico

Si te ha parecido interesante ayúdanos compartiendo el post o dándole a Me Gusta.

Imágenes: kjvbelievers


Te Puede Interesar

Leave a Comment