El Manantial de Leteo

El Leteo es el agua del olvido en el inframundo griego, este es un manantial que da lugar al río Leteo, de acuerdo con los Órficos y otros cultores de misterio, el manantial de Leteo bajo un ciprés blanco es lo primero que ve el alma de un muerto cuando ingresa en el inframundo; éstos llegan a dicho lugar con mucha sed y son tentados a beber de él.

Parte de la formación de los cultores del misterio consistía en crear resistencia a dicha sed, debido a que tomar aunque sea solo una copa de agua del manantial de Leteo era capaz de causar un completo olvido de los recuerdos de encarnaciones pasadas.

Se les enseñaba que los iluminados siempre deben buscar la Fuente de la Memoria, para así tener recuerdo de sus vidas pasadas y evitar el manantial de Leteo.

La ubicación del Leteo en el inframundo -según la imaginería clásica y gnóstica- se origina en la cueva del oráculo de la Tierra de Dioses en Lebadeia, donde una persona hizo los preparativos para entrar en el pozo oscuro y así aprender su destino a través de “cosas oídas o vistas”; entre los preparativos debía tomar de las aguas del Leteo, a fin de lograr el olvido de todo lo que tiene pensado hasta ahora, y luego tomar agua de la fuente de la memoria, para obtener el recuerdo de lo que vio cuando regrese de la oscuridad.

Los escritores clásicos indican que el Leteo es uno de los principales ríos del inframundo, junto con el Aqueronte, Cocito, Phegethon, y Styx.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment