El Conde de Saint-Germain

El hombre conocido como el Conde de Saint-Germain (también conocido como “der Wundermann”, es decir, el hombre maravilla en alemán) es una figura misteriosa cuya leyenda ha crecido desde su muerte, o supuesta muerte según algunos.

Hay varias versiones contradictorias de su vida temprana, se dice que nació en 1710 en Portugal, de padres judíos sefaradíes. Otro relato dice que su nombre era Francisco Ragoczy y que era un príncipe de Transilvania que se ganaba la vida con el comercio de joyas.

Lo que se sabe con certeza es que Saint-Germain hablaba todos los idiomas europeos con fluidez, tenía un conocimiento completo de la historia, fue un compositor de música y era capaz de tocar muy bien el violín. Él era el más famoso aún por sus impresionantes habilidades en la medicina y la alquimia, especialmente para transmutar los metales en oro, además de tener una técnica secreta para eliminar los defectos de los diamantes.

Por otras parte se dice que fue el inventor de la Masonería (ya que él afirmaba tener miles de años de antigüedad), así como un experto cabalista; rara vez comía en público y siempre vestía de negro y blanco.

La primera prueba real de la existencia de Saint-Germain viene en una carta de 1743, donde el escritor inglés Horace Walpole menciona su presencia en Londres y en la corte Inglesa. Saint-Germain fue expulsado luego de haber sido acusado de ser un espía y partió a Francia alrededor de 1748, convirtiéndose en un favorito de Luis XV que lo empleó como espía en varias ocasiones.

Hacia 1760 Saint-Germain se vio obligado a abandonar Francia y regresó a Inglaterra donde conoció al Conde Cagliostro y le enseñó el Rito Egipcio de la Francmasonería. En 1762, Saint-Germain viajó a San Petersburgo, don de jugó un papel muy importante en la conspiración para hacer que Catalina la Grande llegara a ser la reina de Rusia.

Después de regresar a París en 1770, viajó por Alemania; allí estudió las ciencias ocultas y lo último que se supo de él es que se decía que había muerto en 1784. Algunas personas no están de acuerdo con la fecha de su muerte, ya que se decía que había estado en París en 1789, durante la Revolución Francesa.

Desde 1789 se dice que Saint-Germain ha sido visto por todo el mundo, apareciéndose a muchos famosos ocultistas, así como las personas normales; tanto en el espíritu como en carne.


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *