El Caldero de Gundestrup

El famoso caldero de Gundestrup fue encontrado en Dinamarca, se cree que puede pertenecer al arte celta; asimismo, se estima su fecha de creación alrededor del año 120 aC, esto debido a su ornamentación poco extravagante.

Debido a su tamaño se reconoce que fue creado para propósitos de sacrificio, lo que está en consonancia con las costumbres de la religión celta de la época; tiene unas medidas de 14cm de altura y 71cm de diámetro, su peso es de unos 10 kilos.

Algunos dicen que los adornos a los lados del caldero representan una versión del infierno según los celtas; sin embargo, otros disputan esta interpretación, porque dentro de las creencias de los druidas se encontraba la reencarnación, por lo que indican que estos dibujos son una muestra del inconsciente colectivo de este pueblo.

Algunos pueden considerar al caldero como grotesco y una representación de la naturaleza cruel de los primeros druidas, pues en las imágenes se puede observar un tronco de árbol desarraigado que está siendo llevado por los guerreros a un sacerdote, éste a su vez está sacrificando a un hombre; sin embargo, se ve como a pesar de esta acción el caldero sigue en armonía con la naturaleza de otros calderos mágicos. Esto se relaciona con el folclore de la antigua Irlanda, quienes también incluían en estas creencias la fertilidad, la abundancia y la resurrección de los muertos.

Actualmente, el caldero de Gundestrup se exhibe en el Museo Nacional de Copenhague, Dinamarca.


Te Puede Interesar

Leave a Comment