El Becerro de Oro

El becerro de oro hecho por Aarón era una figura que se realizó para esperar la llegada de Moisés, del éxodo que había realizado para obtener la tabla de los Diez Mandamientos legada de la mano de Dios.

Este “ídolo” fue creado bajo la exigencia del pueblo, que al ver que Moisés tardaba en bajar de la montaña, querían dioses que los guiaran en su viaje; la impaciencia y ansiedad provenían de la falta de seguridad de que Moisés siguiera vivo después de tanto tiempo en la montaña. 

El relato bíblico describe la condena que tuvo que sufrir el pueblo por este pecado, pues aún antes de que Moisés comenzara su retorno, Dios le dijo que su gente se había corrompido, y fue gracias a las súplicas de Moisés que en un principio Dios no tomó represalias.

Sin embargo, cuando Moisés volvió y vio todo lo que el pueblo había hecho se enfureció y rompió las tablas, a la vez que invocaba la ira del señor sobre aquellos que había pecado; es así como reunió a aquellos hombres que no habían entrado en el pecado y les ordenó que blandieran sus espadas en contra de los herejes.

Después de la matanza, Moisés les indicó a los que seguían fieles que debían consagrarse al señor. De este modo celebraban la salida del pecado de pueblo escogido y eliminaban el daño que había producido el becerro de oro.


Te Puede Interesar

Leave a Comment