Día de la Expiación

Día de la Expiación

El Día de la Expiación (en hebreo “Yom Kippur”) es el día más importante del año litúrgico judío. La importancia de este día viene de Levítico 16:30:

“En este día se hará expiación por vosotros, para limpiarte de todos vuestros pecados seréis limpios ante el Señor”

En el período del Segundo Templo, el ritual de Avodá fue la característica central de la jornada. Se ordenó que el pueblo debería “afligirse” a sí mismo (Levítico 23:27) y los sabios interpretaron eso como abstenerse de comer y beber, del lavado, de la unción del cuerpo, del uso de zapatos de cuero y de tener relaciones sexuales (Yoma 8.1). Después de la destrucción del templo, se creía que el propio día en lugar del ritual del templo se debía expiar el pecado de Israel. Sin embargo, el perdón debía buscarse a través de la confesión.

En muchas comunidades, el día antes del Yom Kipur es considerado casi como un día de fiesta, se come mucha comida, se dan regalos a los pobres y los vecinos se visitan entre sí para pedir perdón.

El Día de la Expiación comienza con una liturgia en la tarde, haciendo votos y el servicio en la sinagoga. Los servicios continúan hasta el día siguiente, hasta la puesta del sol; cuando se acostumbra a soplar el shofar para indicar el final del ayuno. De acuerdo con el aggadah, el Día de la Expiación es el día en que Moisés recibió las segundas tablas de la ley, y se dijo que incluso si todos los otros festivales se suprimían, el Día del Perdón o Expiación -en la que los israelitas se parecen a los ángeles- se mantendría. Hoy en día, incluso los Judíos asimilados recuerdan y hasta cierto punto observan el día.

yom-kippur-mallca-botnick-shofarjpg-2bd7f134e89be651

Imagen: moonmentum, cleveland


Te Puede Interesar

Leave a Comment