Cordón Astral

Cada uno de nosotros posee un campo energético, conocido como aura, ya que está conectado con nuestro cuerpo físico; además, también somos portadores de los chakras, que actúan como los contenedores de la energía en nuestro cuerpo físico. Es por eso que debemos considerarnos como una interfaz energética, capaz de interactuar con el aura de las personas a nuestro alrededor, y esa función es cumplida a través del cordón astral.

Para entender lo que es el cordón astral pensemos en una liga o banda, ésta es de un material flexible, que puede expandirse para contactar a otro objeto situado muy lejos, y volver a contraerse para acercarse; también pueden ser muy delgadas o gruesas, lo que determina su durabilidad en este plano y la capacidad de conexión con otros.

La conexión entre los cordones astrales se puede dar en cualquier momento, bien sea de forma consciente o no, lo que significa que se ha dado el permiso para establecer la comunicación entre dos o más auras.

Dependiendo de la fuerza de la conexión, se puede generar un vínculo más o menos duradero; y estos vínculos pueden ser tanto positivos como negativos, dependiendo de la energía del aura con la que se logro la conexión.

Si se genera una relación positiva, hay un mayor movimiento de energía sanadora que ayuda a mejorar las relaciones con los demás; en tanto que si es negativa, puede generar energías destructivas y relaciones tóxicas.

El tipo de conexión que se produce depende de la relación de las personas en el plano físico, por ejemplo, las parejas se conectan a través del chakra del corazón, mientras los compañeros de trabajo que están en un proyecto común, se conectan a través del chakra del tercer ojo.

Para mejorar o eliminar una conexión, lo más recomendable es hacer meditación para equilibrar la energía, y ejercicios de visualización, en los que armes escenas donde ves como mejora o se rompe ese vínculo.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment