Cómo programar y usar las formas de pensamiento (parte 1)

Ya sabemos qué son las formas de pensamiento y cómo pueden afectar de alguna manera nuestra relación con el entorno o con el hecho de generar algún resultado, es por ello que hoy veremos algunos consejos para utilizarlas a nuestro favor.

Una forma de pensamiento es una forma de energía interdimensional estructurada intencionalmente, creada para llevar a cabo una tarea específica para la que se ha programado. Es creada por ti con los esfuerzos cooperativos del universo.

Una forma de pensamiento es diferente a los pensamientos al azar que tenemos todos los días, que también crean, positiva o negativamente, pero son caóticos y sin estructura. Los pensamientos comunes adquieren una vida propia, buscan áreas de energía como para combinarse y llegar a ser aún más poderosos. La mayor parte de la humanidad es totalmente inconsciente de las fuerzas destructivas que crea momento a momento con los pensamientos negativos.

Pero ¿por qué alguien intencionalmente crearía una forma de pensamiento estructurada?, pues suena peligroso y, posiblemente, pueda salirse de control. Esto es cierto si se crea por el temor, la ira, el odio y la venganza. Esto se llama una forma de pensamiento negativo y se inculca con la programación negativa destructiva. Una forma de pensamiento negativa no es algo para jugar. Un individuo que crea una forma de pensamiento con fines destructivos puede sufrir graves consecuencias.

Por otro lado, la creación de una forma de pensamiento utilizando procedimientos válidos con el amor, la sabiduría, la comprensión y el conocimiento se convierte en una herramienta muy poderosa para utilizar en muchas situaciones que incluyen la curación, y la eliminación de la energía negativa. Una forma de pensamiento sólo puede hacer lo que le permite la programación. Es como un robot, y no tiene ninguna cuenta de sí mismo.

La creación de una forma de pensamiento no es difícil, y es por ello que vamos a describir el procedimiento paso a paso. Simplemente sigue las instrucciones y tendrás a tu disposición una herramienta muy potente, de la cual muy pocas personas tienen conocimiento de.

Una forma de pensamiento se puede crear con cualquier imagen que desees. Utiliza la que mejor se adapte a tu intención o propósito. Por ejemplo, imagina que hay parásitos en tu cuerpo, una forma de pensamiento para contrarrestarlos sería crear (imaginar, visualizar) un pequeño robot que lleva un contenedor; podrías ordenar al robot que busque en todo el cuerpo asegurando todos los parásitos en el contenedor y al finalizar poner el recipiente en un cohete y enviarlo al universo.

A partir de este ejemplo las posibilidades son infinitas y se pueden aplicar a cualquier caso. Usa tu imaginación y las imágenes que se sientan bien. En el siguiente artículo veremos cómo se realiza la programación.


Te Puede Interesar

Leave a Comment