Cómo practicar la Taseografía (parte 2)

Luego de preparar el té y cuando las hojas hayan reposado en el líquido puedes comenzar a inicial la lectura de los patrones, he aquí como.

Inicia:

Mantén una pluma y una libreta a mano. Inhala profundamente y relaja tu mente. Vierte el té en la taza. Mantén la calma y contempla mientras esperas que el té se enfríe a una temperatura agradable.

Si eres diestro, levanta la taza de té con la mano izquierda. Si eres zurdo, levantar la taza de té con la mano derecha.

Bebe cuando el té se ha enfriado a una temperatura agradable, hazlo hasta que el vaso esté casi vacío. Si ves una ramita o palito flotando en el té, es una señal temprana que representa una visita inminente. Habrá un poco de líquido y las hojas que quedan dentro de la taza de té.

Pregunta:

Obtendrás una fortuna general si no haces una pregunta en particular. Para hacer una pregunta primero debes pasar la mano tres veces en la taza o contar hasta 3 en voz alta.

Lectura:

Permanece tranquilo y meditativo mientras viertes el líquido que queda en el plato. Vierte lentamente de modo que parte del té y la mayoría de las hojas se mantengan en la taza. Voltea la taza sobre el platillo. Después de un mínimo de 3 respiraciones, puedes dar vuelta a la taza. El líquido restante se habrá vaciado de la misma, dejando un patrón de hojas.

Imagina 3 niveles en la taza:

  • Recuerdas cuando la taza estaba llena? La superficie del té cuando empezaste a beber hacia arriba es la sección del aro.
  • Recuerdas la cantidad de té que dejaste en la taza antes de vaciarla? Esa es la sección de base.
  • Visualiza el área de la taza que existe entre la sección de borde y la sección de base. Esa es la sección media.


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *