Cómo librarse de la angustia según el pensamiento zen (primera parte)

Diversas comprobaciones negativas surgen del análisis del sufrimiento humano según el pensamiento zen. Cuando observamos nuestro interior, notamos que nuestros pensamientos y sentimientos no son voluntarios; si bien puedo elegir en qué pensar, no puedo elegir cómo pensar. Y si no podemos ser artífices de nuestros pensamientos, no podemos librarnos del sufrimiento. Esta falta de dominio en nuestras emociones provoca el problema fundamental del hombre, que es no poder eludir la tristeza. Veamos cómo librarse de la angustia según el pensamiento zen.

Cómo librarse de la angustia según el pensamiento zen

Ligada a la falta de dominio en cuanto a nuestro modo de pensar y nuestras emociones, observamos en nuestro interior una sensación de angustia que a veces no podemos evitar.
El pensamiento zen advierte que es equivocado el camino de adquirir una conciencia por medio de un trabajo interior largo y progresivo, recorriendo paso a paso el camino de nuestra liberación o iluminación.

El zen expresa que el hombre no debe adquirir paso a paso esta iluminación o conciencia ya que no carece de ella, el hombre no carece de nada y tiene en sí mismo todo lo necesario; el hombre es así comparable a una máquina completa, perfecta. Pero el desarrollo del hombre supone una modalidad que lo divide en dos partes: soma y psique. Por falta de esta unión, el hombre se siente angustiado, no se considera completo y no goza de las prerrogativas de la Esencia Absoluta.

Según el zen el hombre está completo, más le falta esta unión sin la cual no puede librarse de la angustia que lo atormenta. Una comparación que hace el zen es que en el hombre existe una masa de hielo a la que no le falta nada para ser de la misma naturaleza que el agua, pero hay que producir cierto calor para que el hielo se derrita.

Te Puede Interesar

Leave a Comment