Cómo comenzar a meditar

Sabemos que la práctica regular de la meditación reporta innumerables beneficios para la salud, tanto mental como física; en estos tiempos en donde nuestro estilo y ritmo de vida nos lleva a estar muy estresados y a estar pendientes de varias cosas a la vez, nos olvidamos de nosotros mismos. Así que regálate 10 minutos del día y aprende cómo meditar, verás que en poco tiempo podrás relajarte fácilmente con esta técnica.

Existen diversos tipos de meditación, lo ideal es ir probando poco a poco con cada técnica, hasta encontrar la más adecuada a tus necesidades y capacidades. Lo importante es que al practicarla, conseguirás mantener tu mente en paz y enfocada, a le vez que mejoras tu humor y condición física, pues al llevar un ritmo de respiración constante se oxigenan mucho mejor los sistemas del cuerpo.

La primera fase de todo tipo de meditación se basa en el control de la respiración, esta pude ser utilizada por sí misma como una manera de meditación o ir acompañada por otras prácticas; el siguiente ejercicio es perfecto para comenzar el aprendizaje de la meditación:

Debes estar en un lugar tranquilo, sin ruido, con una temperatura agradable; siéntate en una posición cómoda pero procurando tener la espalda lo más derecha posible (acorde a tu postura normal). Cierra los ojos y presta atención a tu respiración normal, luego trata de seguir ese ritmo de respiración solamente a través de la nariz; presta atención al aire que entra y sale, sin tratar de modificar el ritmo (no lo fuerces).

Si al principio te cuesta enfocarte, no te preocupes, esto se logra con práctica, pues cada vez que lo hagas te darás cuenta cuando tu mente se perturbe y será cada vez más fácil volver a enfocarla en el ejercicio.

Iremos explicando poco a poco las diversas formas de meditación existentes, así que comienza con la práctica de la respiración y empieza a disfrutar de los beneficios que te traerá a la salud.

Posts Relacionados :

Te Puede Interesar

Leave a Comment