Caminar sobre el fuego

Caminar sobre el fuego

Caminar sobre el fuego es una de esas cosas extrañas que muchas personas han visto, y de la cual surgen varias preguntas; ya que la gente parece ser capaz de hacerlo sin quemarse. Pero ¿puede cualquier persona hacerlo? ¿Hay algún tipo de truco que hace que sea posible caminar sobre el fuego?

En primer lugar, no hay trucos para caminar sobre el fuego, ya que la persona que camina los hace con sus pies descalzos, los cuales realmente tocan los carbones al rojo vivo. En realidad, lo que hace que esto sea posible es una combinación de factores que juegan en ciertas cualidades de las propias brasas.

Entonces, se deben tener en cuenta algunas cosas acerca de caminar sobre el fuego:

  • Las personas que lo hacen no caminan realmente sobre el fuego, más bien caminan sobre las brasas; pues se enciende el fuego con suficiente antelación para permitir que la madera se queme hasta llegar a carbones, nunca hay llamas.
  • Este tipo de eventos se celebran siempre en la noche. Si se hiciera a la luz del día, el lecho de brasas se vería como una cama de cenizas; pues siempre hay una capa de ceniza que cubre las brasas. Al hacerlo de la noche, la luz roja brillante es aún visible a través de esta capa de ceniza.
  • La persona que camina nunca pierde el tiempo, si bien no corren siempre se hace la caminata paso rápido; nunca verás que dejan mucho tiempo los pies sobre las brasas.

Entonces: ¿Por qué es posible que los pies descalzos toquen las brasas sin quemarse? Las brasas comienzan como piezas de madera. La madera se compone de una gran cantidad de carbono, algunos moléculas orgánicas volátiles y agua. Una molécula orgánica volátil es una molécula basada en el carbono que se evapora cuando se calienta, así, vemos estas moléculas orgánicas volátiles de la madera como humo saliendo de la chimenea. El calor del fuego evapora todos los compuestos orgánicos volátiles, así como toda el agua. Y entonces, como han estado ardiendo durante un tiempo antes de que la persona camine, las brasas se han consumido hasta carbono casi puro.

Si tomas uno de estos carbones, te darías cuenta de que es extremadamente ligero. Esta estructura de carbono un mal conductor de calor, y se tarda un tiempo relativamente largo para transferir el calor desde el carbón a la piel.

Ahora, se debe añadir a eso el hecho de que la ceniza es un muy buen aislante; por lo que las brasas cubiertas de ceniza transfieren su calor aún más lentamente.

Luego está el corto espacio de tiempo. La transferencia de calor de un carbón al rojo vivo es lento, pero aún así sucede. Si se está quieto sobre las brasas durante varios segundos, sin duda se obtiene una quemadura. Pero caminar rápidamente, se limita el contacto con los carbones; así, el pie no se calienta lo suficiente para quemarse.

Caminar sobre el fuego

Si te ha parecido interesante ayúdanos compartiendo el post o dándole a Me Gusta.

Imagen: hopsa


Posts Relacionados :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *